martes, 21 de noviembre de 2006

NEWLAND ARCHER



Ya en su día os hablé de otra de mis escenas favoritas de "La edad de la inocencia" (1.993) de Scorsese. Hoy toca otra escena, concretamente la final, en la que Newland Archer (Daniel Day-Lewis) , una vez fallecida su esposa, tiene la oportunidad de volver a ver al amor de su vida, la Condesa Olenska en París, después de 30 años de separación. Este final me chocó la primera vez que vi la película, pero ahora lo entiendo perfectamente:

"- Tiene que ser aquí- dijo, deslizando el brazo bajo el de su padre con un movimiento que la timidez de Archer no rechazó, y juntos levantaron la vista hacia la casa.

Era un edificio moderno, sin caracteres distintivos, pero con muchas ventanas y agradables balcones en su amplia fachada de color crema. En uno de los balcones superiores, suspendidos bastante más arriba de las cimas redondeadas de los castaños de Indias de la plaza, los toldos seguían bajos, como si el sol acabara de ponerse.

- Me pregunto qué piso...- conjeturó Dallas; y, acercándose a la porte-cochère metió la cabeza en la garita del portero y volvió diciendo- El quinto. Debe ser el de los toldos.

Archer permaneció inmóvil, mirando a las ventanas superiores como si hubieran llegado al final de su peregrinación.

- Oye, mira, si son casi las seis - le recordó al rato su hijo.
El padre desvió los ojos hacia un banco vacío situado bajo los árboles.

- Creo que voy a sentarme un momento allí - dijo.

- ¿Por qué? - exclamó su hijo - ¿No te sientes bien?

- Oh, perfectamente. Pero me gustaría, por favor, que subieras sin mí.

Dallas se detuvo delante suyo, visiblemente perplejo.

- Pero oye, papá; no me irás a decir que no quieres subir.

- No lo sé - respondió lentamente Archer.

- Si no subes, no lo entenderá.

- Sube, hijo mío, puede que te siga.

- Pero ¿qué demonios voy a decir?

- Mi querido amigo, ¿no sabes siempre lo que hay que decir?- repuso su padre, sonriendo.

- Muy bien. Diré que eres anticuado y prefieres subir cinco pisos andando porque no te gustan los ascensores.

Archer sonrió de nuevo.

- Di que soy anticuado; con eso basta.

Dallas le miró otra vez, y después, haciendo un gesto de incredulidad, desapareció bajo la puerta abovedada.

Archer se sentó en el banco y siguió mirando la ventana entoldada. Calculó el tiempo que le llevaría a su hijo subir en el ascensor hasta el quinto piso, llamar al timbre y ser recibido en el vestíbulo y después conducido al salón. Se imaginó a Dallas entrando en la habitación con su paso rápido y seguro y su encantadora sonrisa, y se preguntó si la gente que decía que el muchacho "había salido a él" tendría razón.

Después de un rato de imaginarse a las personas que habría en el salón - pues era probable que a aquella hora de contactos sociales hubiera más de una -, y entre ellas una dama de pelo oscuro, pálida y morena, que levantaría rápidamente la vista, se incorporaría a medias y extendería una mano esbelta y larga con tres anillos. Pensó que estaría sentada en una esquina del sofá, con una mesa cubierta de azaleas a la espalda.

"Para mi es más real aquí que si subiera", se oyó de pronto decir; y el temor a que esta última sombra de realidad perdiera su fuerza le mantuvo pegado a su asiento mientras transcurrían uno tras otro los minutos.

Permaneció largo tiempo sentado en el banco, mientras el crepúsculo se espesaba, sin apartar los ojos del balcón. Finalmente, la luz brilló en las ventanas, y un instante después un criado salió al balcón, bajó los toldos y cerró las persianas.
Y, entonces, como si fuera la señal que esperaba, Newland Archer se levantó despacio y caminó de regreso a su hotel."

EDITH WHARTON. "La edad de la inocencia".


15 comentarios:

Alex dijo...

Creo que fue en "El Arpa de Hierba" (luego lo compruebo), donde decía: "Hay pocas cosas que una vez hayan cambiado, vuelvan a cambiar". Y es así en realidad.

"La edad de la inocencia" es, para mí, la mejor película de la segunda época de Marty. Magistral, arriesgada, contenidamente intensa. Curiosamente, la mayoría de los fans de Scorsese la consideran un pluff.

desconvencida dijo...

No conocía esa frase, pero qué razón tenía Capote....

En el caso de que sea cierto lo que dices, la mayoría de los fans de Scorsese no tienen ni idea ;). No es que sea una obra maestra desde el punto de vista técnico y estético, sino que cuenta una historia de amor (basada en una fantástica novela, por cierto), con intensidad y delicadeza, es una de esas películas donde importa más lo que no se dice...

jesus jeronimo dijo...

A mi si me parece una inmensa obra maestra, prueba de que Marty es capaz de hacer arte de cualquier tipo de historia..y esos actores!!

desconvencida dijo...

Actores en estado de gracia, J.J... Para mi es una de las mejores interpretaciones de Daniel Day-Lewis y eso es mucho decir...

Red River dijo...

Adoro a Scorsese y adoro esta película.
Como siempre, yo dando la nota!

desconvencida dijo...

Así me gusta, red river, tú eres la excepción que confirma la regla ;)

maite dijo...

amaya a mi me gustó mucho en "my left foot", ésta no la he visto.

Gracias por poner mi enlace en los comentarios de cielo vacio el viernes,

un beso

desconvencida dijo...

Tienes que verla cuando tengas oportunidad, maite,a ver si te gusta...

De nada por lo del otro día, pensé que así se enteraría más gente del estado de PEPE...

jesus jeronimo dijo...

Por cierto, me llegó un mail de Pepe...está ya en casa y bien.

desconvencida dijo...

Qué buena noticia, JJ... Yo acabo de mirar su blog (hasta hace poco no sabía que tenía uno) y he leído que el pobre ha estado bastante fastidiado con la operación, pero ya está mejor...

conde-duque dijo...

¡Qué gran final! Gracias por ponérnoslo.

desconvencida dijo...

De nada, caballero... efectivamente es un gran final, quizás el mejor para una historia de amor tan desdichada... El pobre Newland Archer no pudo enfrentarse cara a cara con el objeto de su renuncia, treinta años después...

Mary Kate dijo...

Preciosa historia y he visto tres veces la película . Me fascina la escena del embarcadero...como trazamos a veces misteriosos sortilegios...buscando quizás que ellos decidan por nosotros...como si quisieramos que las decisiones más trascendentes y que nos asustan estuvieran en manos de un azar de gestos minúsculos...que nos protegieran del posible error..o de nosotros mismos. Precioso post...como siempre.

Mary Kate dijo...

Querida, PEPE , nuestro PEPE tiene un blog, y nadie me había informado?...Es que soy ya la única que no tengo un blog???

desconvencida dijo...

Así es, Mary Kate, yo lo descubrí hace pocos días:

http://ibipepe.livejournal.com/

¡Ya sólo quedas tú! A qué esperas ;). Poco a poco los habituales de este blog han ido cayendo... sólo quedas tú, alain, el desaparecido en combate (porno), ottomido y alguno más...

 
Free counter and web stats