jueves, 4 de mayo de 2006

FRONTERAS


" Vagabundeé mentalmente durante varias semanas, buscando la manera de empezar. Toda vida es inexplicable, me repetía. Por muchos hechos que cuenten; por muchos datos que se muestren, lo esencial se resiste a ser contado. Decir que fulanito nació aquí y fue allá; que hizo esto y aquello, que se casó con esta mujer y tuvo estos hijos, que vivió, que murió, que dejo tras sí estos libros o esta batalla o ese puente, nada de eso nos dice mucho. Todos queremos que nos cuenten historias, y las escuchamos del mismo modo que las escuchábamos de niños. Nos imaginamos la verdadera historia dentro de las palabras y para hacer esto sustituimos a la persona del relato, fingiendo que podemos entenderle porque nos entendemos a nosotros mismos. Esto es una superchería. Existimos para nosotros mismos, quizá, y a veces incluso vislumbramos quiénes somos, pero al final nunca podemos estar seguros, y mientras nuestras vidas continúan; nos volvemos cada vez más opacos; más y más conscientes de nuestra propia incoherencia. Nadie puede cruzar la frontera que lo separa del otro por la sencilla razón de que nadie puede tener acceso a si mismo. "


PAUL AUSTER "La habitación cerrada"

8 comentarios:

flory... dijo...

Buena foto ...

A decir verdad yo me vuelvo cada vez más oscura...no tanto opaca porque el brillo de la juventud lo impide


muy buen blog...éxitos

kisses

desconvencida dijo...

Bienvenida Flory :)

Porsela dijo...

Deberías haber advertido: "no apto para adictos a crisis existenciales".

Pero me ha encantado.

desconvencida dijo...

Cierto, un pasaje como este debería llevar una señal de advertencia ;)

En cualquier caso no se me ha ocurrido uno mejor para acabar uno de esos días en que te levantas con el pie izquierdo... Pero mañana será otro día, espero que mejor :)

Alberto balsalm dijo...

mmmm...el texto me ha dejado pensando un rato. No podemos conocer a los demás porque no somos capaces de conocernos a nosotros mismos?... no estoy seguro de que exista un yo interior definido, algo inmutable e imperecedero.Cambiamos con el tiempo y con las circunstancias, a veces de un día para otro.

Así que en cierta forma la búsqueda interior es una pérdida de tiempo. Yo me apunto a la máxima de que lo que merece la pena en este mundo esta ahí fuera (el arte, los amigos, el amor, el sexo...) y no dentro de uno mismo.

Perdón por el rollo, ni siquiera sé si tiene que ver con lo escrito por Paul :)

desconvencida dijo...

No sé qué decirte, ¿dices en serio que cualquier búsqueda interior es una pérdida de tiempo? Más bien yo entiendo que para conocer a los demás, para empatizar mejor con ellos, también es necesario conocerse a uno mismo, aunque eso es algo que, como dice el texto, nunca se llega a hacer del todo...

En conclusión, soy pesimista con la naturaleza humana, pero no tanto como Mr. Auster en este párrafo.

Las fronteras están para cruzarlas, saltarlas si es preciso :)



pd. Me alegra verte por aquí, A.B.

alberto b dijo...

Aunque todo son generelizaciones y yo tengo prisa ahora para explicarme mejor.

Pd.se te lee siempre, a mi tambien me encataba doctor alaska y el genial chef de Cicely discutiendo con sus enfermiza esposa o con aquel camarero indio por no tener alguna salsa francesa.

alberto b. dijo...

y se me ha cortado el mensaje anterior :)

 
Free counter and web stats