lunes, 15 de diciembre de 2008

TOTÓ



"Cuando Dorothy salía a la puerta y miraba alrededor no veía otra cosa que la inmensa pradera gris. No había un solo árbol o casa que alterase la ancha llanura que se extendía hasta el borde del cielo en cualquier dirección. El sol había calcinado la tierra arada, que era ahora una masa gris surcada por pequeñas grietas. Ni siquiera la hierba era verde, pues el sol había quemado las puntas de las largas briznas hasta dejarlas del mismo color que todo lo demás. En otra época la casa había estado pintada, pero el sol y la lluvia se habían llevado esa pintura y ahora era tan deslucida y gris como el resto de la llanura. Cuando tía Em fue a vivir a ese sitio era una mujer joven y bonita. A ella también la habían cambiado el viento y el sol. Le habían arrebatado el brillo de los ojos, que ahora eran de un gris apagado; le habían arrebatado el color de las mejillas y los labios, que también eran grises. Ahora era una mujer delgada que no sonreía nunca.

Cuando Dorothy, que era huérfana, fue a vivir con ellos, tía Em se sobresaltaba tanto cada vez que llegaba a sus oídos la risa alegre de la niña que lanzaba un grito y se llevaba una mano al corazón; y todavía se maravillaba de que la niña encontrase cosas de que reírse. Tío Henry no se reía nunca. Trabajaba duro de sol a sol y no conocía la alegría. Él también era gris, desde la larga barba hasta las toscas botas; tenía expresión severa y solemne y casi nunca hablaba.



Quien hacía reír a Dorothy y la salvaba de volverse tan gris como todos los que la rodeaban era Totó. Totó no era gris; era un perrito negro, de pelo largo y sedoso y pequeños ojos negros que centelleaban con alegría a ambos lados de la divertida y diminuta nariz. Totó jugaba todo el tiempo, y Dorothy jugaba con él y lo quería con pasión.

Pero ese día no jugaban. Tío Henry estaba sentado en el escalón de la puerta y miraba preocupado hacia el cielo, que era aún más gris que de costumbre. En la puerta, con Totó en brazos, Dorothy también miraba el cielo. Tía Em lavaba los platos. Desde el lejano norte llegaba el gemido sordo del viento, y tío Henry y Dorothy veían cómo las largas hierbas se inclinaban en oleadas anunciando la llegada de la tormenta. "

LYMAN FRANK BRAUN "El mago de Oz"





JUDY GARLAND "Over the rainbow" (1.939)

12 comentarios:

Emily dijo...

Mira, hoy me pongo mis zapatos rojos y me voy con mi Totó particular. Miraré de cantar bien la canción.
Buen día, Descon

desconvencida dijo...

Claro, Emily, que los "chapines" de rubíes no falten :).

Buenos días, guapa...

atikus dijo...

Toto, el perrito fiero que causo la huida de la peque!, bueno, es que la vecina creo que exagero!

¿Por cierto que tal las nevadas? qué suerte en Madrid no tenemos nieve sino haríamos un Gallardón helador.

Siempre que veo esta peli me acuerdo de la canción Over The Rainbow, que boniiita!!

Alex dijo...

Es curioso que el momento más recordado de esta película sea en blanco y negro. Y es curioso que las dos canciones más conocidas que cantó Judy Garland hablen lugares o días mejores (la otra sería "Have Yourself A Merry Little Christmas").

Hay un flickr gestionado por un fan fatal de Sharon Tate que colgó algunas fantásticas fotos de estudio de esta película

http://www.flickr.com/photos/eddyroy/page2/

Échale un vistazo cuando dispongas de un minuto.

¿Cómo se ve la vida en blanco y negro?. Buena pregunta aquella. :)

troyana dijo...

ohhhh qué canción más bonita!es algo irracional pero a mí me resulta de lo más alentadora.

alain dijo...

qué bonitos los chapines de rubíes!!!

la verdad es que la vida en una granja de Kansas debía ser bastante dura y gris, además no me quiero ni imaginar el miedo que les tendrían a los tornados, incluso hoy en día las zonas por las que pasan tormentas fuertes quedan devastadas!!!

la pobre Judy Garland!!!

de hecho me han entrado ganas de ver Cita en St. Louis!! y a quien no le gusten los musicales que se prepare!!! ;)

Emily dijo...

Alain, me bajé Cita en San Louis, y me espera estas vacaciones. Más que nada por la canción de la que habla Alex. Ya la escucho desde hace meses, y me pone sentimental y navideña...

desconvencida dijo...

Vaya, hoy se me acumulan los comentarios!!

* atikus, las nevadas bien, lástima que no haya cuajado! Por lo menos no en Pamplona, aunque desde el mismo centro de la ciudad se ven todas las montañas de alrededor nevadas...

* Alex, ya sabes que soy fan de las películas en blanco y negro... en este caso siempre he visto el comienzo de la película, la parte de Kansas, en un agradable tono sepia.. ahora miro el link :)

* troyana, a mi también me encanta, me trae muy buenos recuerdos de mi niñez...

* Alain, Emily, no he visto "Cita en St. Louis", así que, aunque no me gusten los musicales, me iré preparando! :D

Lula Fortune dijo...

Cuando la volví a ver hace relativamente poco tiempo, creí que se trataba de otra película. En mi retina infantil sólo quedó el más chirriante y maravilloso color que pudiera imaginar.
Besitos con chapines y que se mueran las brujas.

Lula Fortune dijo...

Cuando la volví a ver hace relativamente poco tiempo, creí que se trataba de otra película. En mi retina infantil sólo quedó el más chirriante y maravilloso color que pudiera imaginar.
Besitos con chapines y que se mueran las brujas.

Jaime Sirvent dijo...

Preciosa canción y preciosa peli. Por cierto, también hermoso el texto, siga usted así srta. Amaya, deleitándonos con su buen gusto.

desconvencida dijo...

* Tengo ganas de volver a verla de nuevo, Lula, no la veo desde pequeña, no sé cómo la veré ahora...

* Mil gracias a ti por apreciar el esfuerzo (relativo, también hay mucho corta y pega, y muuucha transcripción, pero esfuerzo al fin y al cabo), Jaime Sirvent :D

 
Free counter and web stats