miércoles, 11 de febrero de 2009

CARTA DE UNA DESCONOCIDA (2)



ESCENA UNO: Lisa (Joan Fontaine) tiene su cita soñada con el pianista Stefan Brand (Louis Jourdan), al que lleva amando en secreto desde su infancia. Hablan en la calle, empiezan a pasear por Viena y acuden a una atracción de feria que imita a un vagón de tren:

- Cuando mi padre vivía viajábamos mucho. Fuimos a muchos sitios. Lo pasábamos muy bien.
- No sabía que hubiera viajado tanto.
- Sí.
- ¿Quizás nos hayamos visto en algún otro país?
- Creo que no.
- ¿Dónde estuvo usted?
- Eso fue hace muchos años, pero una vez estuve en Río de Janeiro, una ciudad maravillosa con preciosos jardines y amplias avenidas llenas de palmeras. Ahí está el Pan de Azúcar y la Bahía donde se ven peces voladores. ¡Estamos en Venecia?!
- Sí, ya hemos llegado. ¿A dónde le gustaría ir ahora? ¿Francia? ¿Inglaterra? ¿Rusia?
- ¿A Suiza?
- ¿Suiza? Perdóneme un momento, voy a hablar con el maquinista.
- ¿Han disfrutado del viaje ustedes?
- Mucho, hemos decidido ir a Suiza.



ESCENA DOS: Al día siguiente, ella acude a despedirle a la estación de tren, pues él debe comenzar su gira en Milán. Sin saber que espera un hijo de él, le despide con tristeza, intuyendo que no se verán en mucho tiempo:

- ¿Cuánto tiempo llevas aqui? No quiero irme. Me crees, ¿verdad?
- Esperaré tu regreso.
(alguien llama a Stefan a gritos)
- ¡Ya voy! Es que... sé tan poco de tu vida.
- Te atrae el misterio, ¿eh?
- Que exista una mujer como tú y que te haya encontrado es suficiente misterio. Di "Stefan" como lo dijiste anoche.
- Stefan.
- Parece que lo hayas dicho toda tu vida.
- Stefan.
("¡Vamos, señor!)
- Sí. Adiós. ¡Voy! Volveré dentro de dos semanas. Dos semanas.

"Dos semanas... Stefan, qué poco te conocía. Ese tren te alejaba de mi vida para siempre".


ESCENA TRES: Años después, Lisa acude a despedir a su hijo pequeño a la misma estación de tren, él se marcha al internado, y ella sube al vagón para despedirle. Se estremece cuando su hijo le dice que no se preocupe, que estará de vuelta en dos semanas (recordando que esa fue la frase que su padre le dijo al despedirse aquella vez). Presiente que nunca más volverá a ver a su pequeño hijo.


"Carta de una desconocida" (1.948)de MAX OPHÜLS. Basada en la novela de Stephan Zweig.

24 comentarios:

Emily dijo...

Preciosa película y vidas malgastadas. El libro también vale la pena.

alain dijo...

no he visto la película, no he leído el libro!

pero qué grande Max Ophüls, qué grande Stefan Zweig!

xabipop dijo...

Cada vez que leo o veo algo relacionado con esta película caigo rendido. Puedo decir que ésta es una de las que escogería seguro entre mis favoritas. Es emocionante y delicada al mismo tiempo. Le debo un post.

Recuerdo ahora cuando la vi en pantalla grande.

Imperecedera

desconvencida dijo...

* El libro también es una maravilla, Emily...

* Ya la veremos juntos, alain, descuida, eso está hecho...

* Xabipop, eres de los míos, el otro día la volvía a ver (y ya van...) y descubrí detalles que no recordaba, como las escenas en la estación... es una delicia...

Esperaré ese post tuyo sobre la peli...

Anónimo dijo...

La primera vez que vi esta película me gustó mucho, cuando la vi por segunda vez tuve la necesidad de repetir, y ahora la veo por lo menos una vez al año. Cartas, trenes... qué más se puede pedir a una película? Gracias por el post.
Ana

desconvencida dijo...

Coincido, Ana, es una de esas películas, como "Casablanca", como otras, que una tiene la necesidad de verlas al menos una vez al año!

Ya sabéis, las películas con trenes son mi debilidad!

Pues el Porno!!!! dijo...

Hace mucho que no entro, pero no podía evitarlo, por que tenía que decir:

Alain, ¡a la lista negra!

PD: sálvale, descon

desconvencida dijo...

jajaja, Porno´s Back...

alain está ya en la lista negra hace tiempo, además no ha visto ninguna de Malik, a la hoguera con él :D

black is black dijo...

Señor porno de tantas veces que me ha mandado usted a la lista negra, e acabado yendo a ver que tal se estaba por allí, y he de decirle que aunque haya muchos conocidos, hace frío allí y está oscuro!

Pero esté tranquilo, he vuelto!

desconvencida dijo...

jajajaja, ¿hay muchos conocidos? Vaya, vaya... :D.

alain on fire dijo...

conque a la hoguera, eh!!

bien bien, mi rencorbloc de notas se está llenando!!

Malick es ese hombre que hace pelis donde se puede observar cómo hacen las plantas la fotosíntesis, verdad???

desconvencida dijo...

jajaja, ese es Victor Erice, si mal no recuerdo :P

(fans de Erice,que aquí hay muchos, no me lo tengáis en cuenta)

Porno sindicado dijo...

Riáse, riáse de Malick, que el que no ha visto sus pelis es usted. A ver si publican por estas tierras la versión del director de la delgada línea roja y del nuevo mundo...

En marzo proyectamos Malas Tierras y pasaré lista.

Porno sindicado dijo...

Por cierto Amaya, ¿te has dado cuenta que entre Alain y yo te podemos dar la vuelta a cualquier post?

alain enredando dijo...

si está claro que a este blog le faltaba algo de porno!!

son nuestras arrebatadoras personalidades (enfrentadas, por supuesto) señor porno, no lo dude!!! lo nuestro son los off-topic agresivos!!!

siempre desde el respeto, el cariño y las minúsculas!!

Jaime Sirvent dijo...

Uy, después de este intercambio tan pornográfico, ¿dónde voy yo diciendo que me gustó mucho la peli aunque la vi hace tiempo, y que me encantó el libro?, ayyss, pues eso, tendré que volver a verla, que no la tengo nada fresca. Saludos.

desconvencida dijo...

* Cómo sois estos guipuchis, que me revolucionáis el blog en un momento!! No se os puede dejar solos :)

* Jaime, seguro que te pasa como a mi el otro día, descubrirás cosas nuevas...

xabipop dijo...

Y por cierto, olvidaba que fuiste tú quien me recomendó la maravillosa novela de Stephan Zweig.

desconvencida dijo...

jajaja, me alegro de que fuera una buena recomendación, xabipop :)

Alex dijo...

La novela es preciosa. De una belleza oscura (y pura) que no deja indiferente. Sobre la película qué puedo decir que no haya dicho ya... Imprescindible. Lo mejor de Ophüls, tipo elegante que por lo visto vivió una historia similar a la que cuenta su película. La historias trágicas siempre dan mucho juego. Y los trenes mucho más :p

desconvencida dijo...

Vaya, no tenía ni idea de lo de Ophüls, Alex, ¿qué es lo que le ocurrió exactamente?

Alex dijo...

Bueno, según se insinuaba en una biografía de Ophüls que leí hace años, su obsesión por las historias de amor con trasfondo trágico nace su propia experiencia durante la adolescencia con una mujer mayor que él. De hecho, mantuvo esa preferencia por las mujeres algo mayores que él durante el resto de su vida.

desconvencida dijo...

Tiene que ser una biografía interesante, Alex...

Leticia García dijo...

¡Muy buen aporte!. ¡Es una historia fantástica llena de amor, desamor, ilusiones... las más bellas y a la vez tristes emociones que puede experimentar una mujer. No puedes dejar de llorar desde la primera hasta la última página. Es como si, a veces, narrara la historia de un viejo amor, los sinsabores que vives por la persona que amas y visualizar lo que una chica por amor es capaz. Una obra tan delicada, tan sublime... ¡una auténtica delicia!
La amé desde el primer momento en que leí su reseña y en cuanto lo hallé me dispuse a leerlo y en una hora... Voilá! Acabé con los ojos hinchados, con una caja menos de pañuelos y un nudo en mi garganta y estómago.
Me identifiqué profundamente con el personaje, ya que sentí que ahora y en un futuro estoy-estaré viviendo una historia así, claro a excepción de la muerte del niño y la prostitución. Comprendo perfectamente a la dama, porque vi reflejado el amor que tengo, pero de igual manera la persona vive tan encismada y cerrada en su vida, que aunque ya lo sabe, parece como si jamás me hubiese atrevido a decirlo y, mucho menos que recuerde haberme conocido. A veces, a medida que lo leía caía en los errores que había cometido y sentía como me enrojecía la cara y consigo la terrible sensación de pena y arrepentimiento.
Es mi primera lectura que leí de Stefan Zweig y, desde entonces vivo enamorada terriblemente de él y, por supuesto de sus libros.
Siempre he pensado que los escritores y músicos tienen una sensibilidad y creatividad celestial; están dotados de una dosis extra de encanto que les permite dejar su de vida y corazón en cada cosa que hacen, tocan y escriben; pero muy especialmente Stefan contenía en su naturaleza el don de encarnar perfectamente los sentimientos y psicología femenina; para dotarlos de un halo de misterio y melancolía; sin dejar de mencionar los demás personajes que cada uno de ellos es como si representaran los temores y emociones reprimidas de Zweig.
Tenía los sentimientos a flor de piel, cada palabra, cada acción que describe la desconocida me hacía sentirme en su papel y a través de mi mente imaginar cada hecho, además de que por cada narrativa me acordaba de canciones que, perfectamente podrían quedar como tema de fondo o relatar la historia.
De las versiones cinematográficas me quedo con la de "Letter from an unknown woman" de Louis Jordán, guapísimo, melancólico (representa bastante bien mi idea y estereotipo que tengo de un pianista) y Joan Fontaine, con esa mirada, ese rostro tan expresivo...
Un verdadero deleite leer a Stefan Zweig.
Su prosa tan elegante, sin recargarla de sentimentalismos, equilibrando cada momento-acción; es como si cada historia se basase en un hecho real, que pudo vivirse en siglo XVIII y, aunque suene inconcebible, también en el presente. Muy humanista y realista, obras verdaderamente auténticas.
Me llevo de él lo complicado que es darle a cada personaje sentimientos, ideas, psicología, es como un hijo que llevas dentro de ti y lo desentrañaras, un verdadero placer...
¡Mi admiración y respeto al Señor Zweig!
¡Larga vida a sus obras!

 
Free counter and web stats