miércoles, 1 de octubre de 2008

ELECCIONES



CHRIS: Antes de nada quiero aplaudir por inmersión en el gran río de la democracia, aunque nuestras elecciones no sean más que un pequeño afluente, una hebra en el inmenso tapiz tejido por la tradición, amor y honra a las claras y raudas aguas por donde navegan nuestras esperanzas y yo digo: “Tomémonos algo de tiempo para darnos unas palmaditas en la espalda, unos besitos en las mejillas y unos cálidos deseos de bienaventuranza a todos nuestros nobles ciudadanos de Cicely.” Ruth Anne, candidatos, sois estupendos.

RUTH ANNE: Gracias Chris. ¿Tenías una pregunta?

CHRIS: En realidad, Edna, sólo pensaba en unas líneas de Basho

En una rama seca
Se ha posado un cuervo
Cae la noche en otoño

RUTH ANNE: Holling, tienes sesenta segundos para responder.

HOLLING: Por mi vida, Chris, que no comprendo nada de lo que has dicho.


* Ahora que están de elecciones en USA, Doctor en Alaska nos enseña que la política y los haikus no son incompatibles :D.

10 comentarios:

alain dijo...

Uno de los mejores capítulos de Doctor en Alaska, que ya es decir, pero qué grande!!!

Todo él es como un poema de Walt Whitman!! Sólo les faltaría gritar como liberales clásicos (y auténticos): Viva la Libertad!

desconvencida dijo...

jeje, aprovecho para recordarte que me tienes que pasar las temporadas de Doctor en Alaska, llevo meses intentando bajármelas!!

alain dijo...

ejem... vale... es verdad!!

palabras verificación: zauln

Jaime Sirvent dijo...

A mí me parece la mejor serie de la historia, no hay ninguna otra serie que me haya marcado tanto. Los momentos de Chris en la emisora con esas locuciones interminables y tan llenas de contenido, las discusiones entre Fleischman y O'Connell a caballo entre la comedia clásica y el mejor Woody Allen.

La pena fue que el nivel de la serie bajara tanto con la marcha de Fleischman y la llegada del doctor Capra(¡qué gran apellido!), aún así incluso esa etapa dejó momentos inolvidables como cuando Fleischman se encuentra con Adam haciendo el papel de Esfinge y esta última le pregunta cómo se puede retener a la persona amada, y Fleischman respondió que no se puede porque esa persona es libre, sólo puedes confiar en que quiera estar contigo.

Una serie absolutamente maravillosa.

desconvencida dijo...

Jaime, también es mi serie favorita de todos los tiempos,por muchas razones, por su originalidad, por el humor tan fino que tenía, porque siempre me dejaba con una sonrisa boba en la cara...

Cada viernes la veía religiosamente de madrugada, a oscuras, en la cocina de la casa de mis padres... tengo ganas de revisionarla, además no vi la temporada final, en la que desaparece el Doctor Fleischman...

Jaime Sirvent dijo...

Yo también tengo que revisionarla, hace años que no veo un capítulo. La temporada final sin el doctor Fleischman se deja que ver, pero es inferior, eso sí, tiene momentos aislados de gran nivel, pero es que Doctor en Alaska incluso en sus momentos más bajos tiene muchísima más calidad que lo que vemos hoy en día por la tele.

Capri c'est fini dijo...

Qué grande Doctor en Alaska... yo también era de esos que la veía de madrugada o me la grababa, pero no me saltaba uno. Entra dentro de mis series favoritas. Me encantaba la mirada de Marilyn que lo decía todo al doctor o este Chris genial del vídeo. Voy a tener que revisionarla, me ha entrado el gusanillo. Besos.

desconvencida dijo...

* Así es, Jaime, no se puede comparar a ningún otro producto de la tv actual...

* jajaja,Capri, me encantaba el personaje de Marilyn, la india impasible, era difícil imaginar qué se le pasaba por la cabeza...

troyana dijo...

Ay!qué gran serie!no hay nada en la programación actual que se le asemeje!me enganché a "Doctor en Alaska" tanto como a "A dos metros bajo tierra" que también la hacían a las tantas por la 2.

desconvencida dijo...

"A dos metros bajo tierra" también es estupenda, troyana! Me gusta mucho...

 
Free counter and web stats