martes, 12 de diciembre de 2006

BOLONIA Y VENECIA




BOLONIA fue la revelación del viaje para mi, ya que apenas sabía nada de esta ciudad, salvo que es la sede de una famosa universidad. El sobrenombre de "Bolonia la Roja" le viene dado no sólo porque es el bastión principal del partido Democracia de Izquierda, sino sobre todo por el color de los ladrillos de todas las casas de la ciudad, que en todo tipo de tonalidades de ocre dan un curioso aspecto a la misma.

En la Edad Media, las principales familias de la ciudad, como signo de su riqueza se construían una torre, Bolonia llegó a tener más de 180. Junto a la Plaza Mayor quedan dos de ellas, muy curiosas, ya que junto a la torre de los Asinelli, de casi 100 metros (se dice pronto), la familia Garisenda quiso construir una mayor, pero se tuvo que quedar a medio camino debido a la inclinación de esta, ¡de casi 3 metros! No sabéis lo que impresiona estar debajo de ella...

Como os he dicho, la ciudad nos produjo muy buena impresión, a pesar del frío que hacía y de ser domingo (y acordándome de la ciudad en la que vivo, que en un día así estaría desierta) me pareció una ciudad muy viva, la gente - apenas vi un turista- paseaba por las calles peatonales del centro, había un típico mercadillo navideño, además en la Plaza Mayor, junto a la Fuente de Neptuno con sus juguetonas sirenas, había un festival cultural, y el antiguo edificio de la Bolsa estaba totalmente rehabilitado y convertido en una espectacular librería. Dimos una vuelta hasta la Universidad y visitamos el Oratorio de Santa Cecilia. Echando mano de mi guia de Lonely Planet llegamos hasta una apartada heladería que se anunciaba como una de las mejores de Italia y allí probé si duda el mejor helado que he probado nunca (de stracciatella y chocolate), mmmm...


Qué os puedo decir de VENECIA. Por muchas fotografías, reportajes y películas sobre ella vistas que hayas visto, nada te prepara para el impacto de esta ciudad de ensueño. Desde el momento en que salí de la estación de tren y vi el Gran Canal con su habitual tráfico acuático (vaporettos, ambulancias, góndolas, carabinieri, correos, ¡hasta los bomberos en lancha!) una no puede evitar sino frotarse los ojos para cerciorarse de que no está soñando.



Recorrimos el Gran Canal hasta el hostal en vaporetto, pasando por debajo de uno de los tres puentes que lo cruza, quizás el más conocido, el de Rialto:


Aquí sí que seguimos la recomendación de Cortázar y literalmente nos perdimos paseando por sus laberínticas calles, atravesando puentes de todos los tamaños. Sorprende ver en esta época del año cientos de góndolas aparcadas ante la falta de turistas, poder pasear tranquilamente por una ciudad sin coches, y lo decadente y ruinoso de algunas de sus casas y palacios. Venecia también es una gran tienda, junto con las decenas de tiendas de marcas conocidas, lo más carácterístico son las tiendas de máscaras y disfraces, unas de mayor calidad que otras. Fue curioso encontrar una tienda que afirmaba que había elaborado las máscaras empleadas por Kubrick para Eyes Wide Shut.


Callejeando llegamos hasta la Plaza de San Marcos y allí estaba la espectacular Basílica, que parecía salida de un cuento de hadas... Por dentro es más impresionante aún, lástima que esté parcialmente hundida y muy deteriorada por la humedad y las constantes inundaciones. Una no puede evitar tener la sensación de pensar que toda Venecia puede desaparecer algún día bajo las aguas. Dos días no son suficientes para recorrer esta preciosa ciudad, únicamente visitamos el Museo de la Academia, me hubiera encantado ir al de Ca´Pesaro (que tiene una buena colección de Kandinsky, Klee, Chagall, entre otros y un Museo de Arte Oriental del que me han hablado muy bien) y al de Peggy Guggenheim, que estaba cerrado.



Hicimos una excursión por la Laguna, desde el ferry impresiona ver el cementerio de Venecia, en la Isla de San Michele :


Decidimos saltarnos la rigurosa visita turística a la Isla de Murano y llegamos hasta Burano, que es una pintoresca isla- también bastante turística, pero en una tarde de diciembre completamente vacía de visitantes- de pescadores, caracterizada por tener las casas pintadas de alegres colores...


A la vuelta de Burano paramos en el Lido, donde cada año tiene lugar la célebre Mostra de Cine de la ciudad y, a modo de despedida, recorrimos en el vaporetto el Gran Canal por la noche. Allí es donde mejor se palpa la magia de esta ciudad. De noche, sin apenas luz de farolas, puedes dejarte sorprender por la luz que sale de las distintas casas, hoteles y palacios: lámparas de araña, impresionantes techos de madera, cuadros.... Un montón de salones que invitan a soñar.



*Aquí hay un buen ejemplo del cielo plomizo veneciano al que se refería Pilar Miró, Alex ;)


Volveré.

13 comentarios:

conde-duque dijo...

No conozco Bolonia, parece muy bonito. Italia está llena de sitios preciosos que me gustaría descubrir: Sicilia, Trieste, la costa amalfitana...
De Venecia, poco se puede decir. Es increíble. Me encantaría volver pronto... Perderse por las callejuelas, curiosear en los jardines privados, ir y volver -de día y de noche- por el Gran Canal en vaporetto...

Alex dijo...

Pero bueno!! Yo que esperaba una crónica menos turística y más anecdótica.

Venecia en otoño debe ser increible. Se quejaba Pilar Miró, cuando rodó "Werther", de que el cielo asturiano no tenía el matiz plomizo del veneciano. Como amante de los nubarrones, creo que la Venecia otoñal me gustaría. Debe darle un estremecedor tono melancólico a la ciudad.

desconvencida dijo...

Conde - Duque, fue tuya la recomendación de recorrer el Gran Canal por la noche, ¡gracias!

desconvencida dijo...

jajaja, lo siento, Alex, tengo vocación de guia turística, no puedo evitarlo ;)

A ver si esta mañana (que ya es hora) vuelco al ordenador mis propias fotos de Venecia, que no son tan luminosas porque estaba muy nublada, es cierto lo del tono melancólico y abandonado...

Anónimo dijo...

hhhohohohohohoh
HOHOHHO AMAYA¡¡PUES QUE DEIRTE A MI ME HA ENCANTADO TU DESCRIPCION TURISTICA A TAL PUNTO QUE CERRANDO LOSOJOS SENTIA TUS PALABRAS, VIENDO BOLONA,ESAS TORRES, WOW 180 DIOS MIO, Y ESE COLOR, QUE FUERTE, Y VENECIA, MADRE MIA ESA LAZA, LAS GONDOLAS, HAY QUE IR ENAMORADOS PARA SABOREARLO MEJOR, IJJIJIJI,PERO TU ESTAS ENAMORADA DE TODO LO VISTO, OLE¡¡¡¡ ME HA ENCANTADO, UMMM Y HUELE TAN MAL COMO DICEN?
YO LOS OLORES LO LLEVO FATAL ,PARECE QUE ESTOY SIEMRPE EMBARAZADO, JAJAJA, ME TIRAN PARA ATRAS LOS OLORES MALOS, JAJAJA, PERO BUENO YO COMO MAIKEL YASON ME PONGO MI MASCARA Y A TOCAR¡¡ UMM VENGA TOCAR, QUIERO TOCAR,Y TU EXPLICAME, QUE LO HACES GENIAL,,SIGUE, NO PARES, QUE FUERTE, QUIERO UN CAFE LARGO PARA OIRTE,Y QUE DIGAS ESAS ANECDOTAS

BUENA TARDE AMIGA, YA PASA EL DIA, QUE FRIO HACE,,, AUNQUE ALLI PASASTE MUCHO POR LO QUE DICES,, ME HUBEIRA GUSTADO VER LOS PUESTOS DE NAVIDAD,

MILLONES DE ABRAZOS Y BESOS GUAPA

TU SIEMPRE PEPE

desconvencida dijo...

JAJAJA, PEPE, ESTA VEZ NO FUI CON UN "MARCELLO" A MI VERA, COMO ME PROPONÍAN POR AHÍ, PERO NO ME PUEDO QUEJAR DE LA COMPAÑÍA DE MIS AMIGOS...

A MI TAMBIÉN ME HAN DICHO QUE LOS CANALES HUELEN BASTANTE MAL, Y NO ME EXTRAÑA QUE ESO SEA ASÍ EN PRIMAVERA Y VERANO, CUANDO EL CALOR APRIETA, PERO EN INVIERNO, CON EL FRÍO QUE HACÍA NO SE NOTABA NADA...

DE TODAS FORMAS PARA FRÍO EL DE PAMPLONA, ¡ESTOY HELADA!

Anónimo dijo...

HOOOOOOOO¡¡
BUENO LA VERDAD ICEN QUE SI VAS A TU AIRE UN PCO Y BIEN INFORMADA LO PASA MUY BIEN TAMBIEN PORQUE LO EXPREIMNTAS TU MISMA Y HAY COSILLAS MUY DE CADA UNO,POR ESO LOS VIAJES LLENAN TANTO VERDAD'
SON PORCIONES XICAS Y UNICAS QUE NO VAS A VIVIR EN ESE MOMENTO Y YO DIRIA QUE NUNCA, CADA VIAJE ES UNICO,CADA AMISTAD UNICA, CADA VIDA BELLA,

BUENO LOS OLORES AHORA MEJOR, PORQUE ME DIJERON QUE ERA IMPOSIBLE ANDAR Y COMER TE DABA ANGUSTIA, JEJEJEJE, MENOS MAL, SIGUES ASI DE BIEN Y FRIO??
YO CON TERMOLACTIL NUNCA¡¡

JAJAJAJ ANDA QUE TENGO UNAS BUENAS PLUMAS Y SALE EL SOL DENTRO,ESO SI NO ME SAQUES LA MANOS SOLO SI TE DOY ALGO PARA TOMAR, JAJAJA,
YA SE QUE HACE MUCHO FRI, AHORA AQUI SE NOTA Y ESTOY TIRITANDO YO ALLI ARRIBA SERIA UN PEQUEÑO CANARIO ENJAULADO SIN SALIR NADA, ME DA MIEDO EL FRIO,POR MIS MOTIVOS NO TNEGO SENSIBILIDAD Y SE ME CONJELAN LOS PIES SIN DARME CUENTA,POR ESO MEL OS MIRO SIEMRPE, JIJIJI, SOY DE PIES, MASAJITOS DOY, TE APUNTAS??

GRACIAS POR TUS PALABRAS, CUIDATE LINDA AMIGA, SOL DE LOS SOLES

BESOTES Y ABREZOTES CALENTITOS DE ALGUIEN DESCONOCIDO PERO CERCANO

PEPE

Liddell dijo...

Me alegra su vuelta. Ya pensaba que había sido raptada por algún veneciano émulo de Casanova.

Bolonia y sus alrededores merecen la pena visitarse. A mí me encanta esa mezcla de industria y agricultura y, sobre todo, esas casas aisladas en la campiña.

Gracias por sus alabanzas a mis fotos venecianas, pero es que los días fueron majestuosos, especialmente el último, cuando el viento arrastro la perenne neblina.

Espero la siguiente crónica viajera.

desconvencida dijo...

¡Llegará! :)

Anónimo dijo...

La verdad es que en estas ciudades uno lo mínimo que puede hacer es enamorarse, del arte, de las calles, de la pintura, la música, e incluso si tiene suerte de alguna persona (bueno la suerte sería ser correspondido, porque enamorarse no es tan complicado), y la verdad es que con tanto acaloramiento no hay nada mejor que un helado de nata y chocolate o como ellos lo llaman la stracciatella (cuando estuve en Sicilia me tomaba uno, al menos, todos los días, jaja!!)

no consigo entrar como atikus asi que firmaré como
el pequeño ruiseñor...

desconvencida dijo...

jajaja, me ha gustado el matiz de amor "correspondido", eso es lo difícil, efectivamente, atikus... antes de terminar tu comentario ya sabía que eras tú ;)...

La stracciatella está riquísima, de hecho todos los que me pedí allí eran de ese sabor, a veces combinado con chocolate (golosa que es una).

Ana dijo...

Hola, buscando en Google, de casualidad, encontré este blog y me ha sorprendido gratamente; hace prácticamente dos semanas estuve en Bologna, viendo a un amigo y fuiemos a Venezia también, quedé prendada: Venezia es único, pero BOlogna me sorprendió, no me la esperaba así. Ambas superaron la imagen que tenía de ellas, con creces. Lo recomiendo a todo el mundo. Pasear de día por la Plaza de Neptuno y de noche por San Stefano, llegar a San luca, ahí arriba en las colinas, es una gozada; este último es un buen sitio para ir a despejarte y pensar con la ciudad de fondo, a tus pies... y Venezia, es la leche, encantadora ciudad, parece que estés en un cuento, es maravillosa, no ha cambiado nada con el tiempo, al menos su apariencia. Lo mejor ahí es callejear y dejarte sorprender por sus plazas y rinconces, eso sí, alejándote de la zona más turista. Me faltó ver un atardecer. Es mi próximo destino, me gustaría ir durante una semana a ordenar mis ideas.

Grato encuentro, saludos a todos y a ti, desconvencida. Ana

desconvencida dijo...

Hace ya casi dos años de este viaje, Ana, pero a gusto volvía ya mismo a Italia... me encantó, qué ganas de volver... Gracias por tu mensaje y espero que regreses más por aqui...

 
Free counter and web stats