jueves, 19 de noviembre de 2009

BOO RADLEY


"Según miss Stephanie, Boo estaba sentado en la sala recortando unas ilustraciones de The Maycomb Tribune para pegarlas en su álbum. Su padre entró en el cuarto. Cuando míster Radley pasó por delante, Boo le hundió las tijeras en la pierna, las sacó, se las limpió en los pantalones y se entregó de nuevo a su ocupación. Mistress Radley salió corriendo a la calle y se puso a gritar que Arthur les estaba matando a todos, pero cuando llegó el sheriff encontró a Boo sentado todavía en la sala recortando la Tríbune. Tenía entonces treinta y tres años. Miss Stephanie contaba que cuando le indicaron que una temporada en Tuscabosa quizá remediaría a Boo, míster Radley dijo que ningún Radley iría jamás a un asilo. Boo no estaba loco, lo que ocurría era que en ocasiones tenía el genio vivo. (..)

-¿Qué figura debe de tener? -dijo Dill.
Jem le hizo una descripción aceptable de Boo. A juzgar por sus pisadas, Boo medía unos seis pies y medio de estatura; comía ardillas crudas y todos los gatos que podía coger, por esto tenía las manos manchadas de sangre... (Si uno se come un animal crudo, no puede limpiarse jamás la sangre). Por su cara corría una cicatriz formando una línea que-brada; los dientes que le quedaban estaban amarillos y podridos; tenía los ojos salientes, y la mayor parte del tiempo babeada.(...)

-¿Dill?
- ¿Mmmm?
-¿Por qué no se ha fugado nunca Boo Radley? ¿Te lo figuras?
Dill exhaló un largo suspiro y se volvió de espaldas a mi.
-Quizá no tenga adonde huir...(...)



- Si sólo hay una clase de personas, ¿por qué no pueden tolerarse unas a otras? Si todos son semejantes, ¿cómo salen de su camino para despreciarse unos a otros? Scout, creo que empiezo a comprender una cosa. Creo que empiezo a comprender por qué Boo Radley ha estado encerrado en su casa todo este tiempo... Ha sido porque quiere estar dentro.(...)



El hombre seguía recostado contra la pared. Estaba ya recostado contra la pared cuando entré en el cuarto, y con los brazos cruzados sobre el pecho. Al señalarle yo, bajó los brazos y apretó las palmas de las manos contra la pared. Eran unas manos blancas, de un blanco enfermizo, que no habían visto nunca el sol; tan blancas que a la escasa luz del cuarto de Jem destacaban vivamente sobre el crema mate de la pared. De las manos pasé a los pantalones caqui manchados de arena; mis ojos subieron por su delgado cuerpo hasta la camisa azul da tela de algodón. La cara tan blanca como las manos, excepto por una sombra en su saliente barbilla. Tenía las mejillas delgadas, chupadas; la boca grande; en las sienes aparecían unas mellas poco profundas, casi delicadas, y los ojos eran de un color gris tan claro que pensé que era ciwgo. Tenía el cabello muerto y fino, y en la cima de la cabeza casi plumoso. Cuando le señalé, las palmas de sus manos se deslizaron ligeramente, dejando grasientas huellas de sudor en la pared, y hundió los pulgares en el cinturón. Un ligero y extraño espasmo lo agitó como si oyera unas uñas arañando pizarra, pero cuando vio que yo le miraba con admiración la tensión desapareció lentamente de su rostro. Sus labios se entreabrieron en una tímida sonrisa; pero mis repentinas lágrimas difuminaron la imagen de nuestro vecino.

-Hola, Boo -le dije.(...)



Los vecinos traen alimentos, cuando hay difuntos, flores cuando hay enfermos, y pequeñas cosas entre tiempo. Boo era nuestro vecino. Nos había regalado dos muñecos de jabón, un reloj descompuesto, con su cadena, un par de monedas de las que traen buena suerte, y la vida de Jem y la mía. Pero los vecinos correspondían a su vez con regalos. Nosotros nunca habíamos devuelto al tronco del árbol lo sacado de allí; nosotros no le regalamos nunca nada, y esto me entristecía.

HARPER LEE "Matar un ruiseñor"

* El otro día, al hablar de la película "El detective" mencioné que la primera aparición de Robert Duvall en la gran pantalla fue interpretando a Boo Radley, en "Matar un ruiseñor" de Robert Mulligan, adaptación de la novela de Harper Lee. En ambos, el personaje de Radley, un enfermo mental que vive aislado en la casa familiar, es tratado con delicadeza. Como curiosidad os diré que el grupo de los 90 "The Boo Radleys" tomó su nombre de este personaje.


MÁS POST SOBRE "MATAR UN RUISEÑOR"

* MATAR UN RUISEÑOR

POST SOBRE OTROS "BOO RADLEYS"

* EL HOMBRE ELEFANTE/MÁSCARA
* EL HOMBRE RANA

7 comentarios:

Alain dijo...

Qué gran película!! No he leído el libro. pero la verdad es que apetece!

La delicadeza con la que trata todo es emocionante, no sólo Boo, todo, la visión de la infancia desde la madurez es fascinante... este Mulligan tenía mucha mano!!

Y qué decir de Aticcus Finch!! Qué personaje!! Como padre y como abogado!!

Hablando de ese gran grupo que fue The Boo Radley's, héte aquí su gran Hit, muy apropiado para estas horas: Wake up Boo!

www.youtube.com/watch?v=WumSB0vZ5l8

desconvencida dijo...

El libro es tan maravilloso como la peli, alain....

Mulligan es cierto que tenía un toque especial para hacer películas sobre la infancia y adolescencia, lo demostró en esta película y en muchas otras, como "El Otro", "Verano del 42" y "Verano en Louisiana".

Atticus (Peck)es la mejor representación de la figura paterna que se ha hecho nunca en la gran pantalla....

Kinezoe dijo...

Gran película, sin duda. Y buena, aunque muy breve, la interpretación de Robert Duvall. En cuanto a Atticus Finch siempre pensé que le faltaba un poco de sangre en las venas...

Saludos.

Anokha dijo...

Maravillosos tanto la película como el libro. El personaje de Boo es genial... En fin, todos los personajes lo son, cada uno tiene un encanto especial.

desconvencida dijo...

*Si, Kinezoe, en el libro Boo Radley está más omnipresente, como un ser mítico y misterioso, que se mantiene apartado de una sociedad llena de prejuicios....

* Es un libro/película con algo especial, Anokha, coincido contigo...

desconvencida dijo...

Lástima que Harper Lee no haya escrito otra novela en su vida, ¿curioso, no?

Nail Salons Utah dijo...

Do you watch all of these old movies?

~Garret
Orange Converse
Manager

 
Free counter and web stats