miércoles, 4 de noviembre de 2009

"CON LA MUERTE EN LOS TALONES" CUMPLE 50 AÑOS



- Estaba pensando que no es seguro para ti ir a Chicago en busca de ese tal Roger Kaplan. La policía te apresará en el momento en que vean tu cara. Una cara preciosa, por cierto. ¿No crees que sería mejor idea que permanecieras en mi habitación de hotel mientras yo le localizo y le llevo a ti?

- No puedo dejar que te veas envuelta en esto. Es demasiado peligroso.

- Ya soy mayorcita.

- Si, puedo dar fe de ello.

- ¿Sabes? Todo esto es ridículo, ¿lo sabes, no?

- Sí

- Quiero decir, casi no nos conocemos.

- Cierto

- ¿Cómo sé que no eres un asesino?

- No lo sabes.

- Quizás estás planeando asesinarme, aquí mismo, esta noche.

- Debería

- Por favor, hazlo.

- Deberíamos parar.

- Inmediatamente

- Debería saber más sobre ti.

- ¿Qué más quieres saber?

- Sólo sé que trabajas en una agencia de publicidad.

- Correcto. Este tren es un poco inestable.

- ¿Quién no lo es?

- ¿Qué más sabes sobre mi?

- Que tienes gusto para vestir, para la comida...

- Y gusto para las mujeres, me encanta tu sabor.

- Tienes mucha labia, probablemente puedes hacer que todo el mundo haga lo que quieras por ti. Vender a la gente cosas que no necesita.... hacer que las mujeres que no conoces se enamoren de ti...

- Empiezo a pensar que no me pagan lo suficiente.

"Con la muerte en los talones" (1.959) ALFRED HITCHCOCK

* Se cumplen 50 años del estreno de este maravilloso thriller protagonizado por Cary Grant, Eva Marie Saint y James Mason. Ya en su día os hablé de una de mis escenas favoritas (obviando a las famosas del avión fumigador y del Monte Rushmore), la del diálogo que tiene lugar entre Grant y Saint en el vagón-restaurante del tren. Hoy quiero recordar otra escena, la que tiene lugar en el coche cama, en la que el talento del guionista Ernest Lehman y la habilidosa puesta en escena de Hitchcock dan lugar a una de las escenas más apasionadas que se han rodado nunca en un tren.



5 comentarios:

alain dijo...

como ya dije alguna otra vez... mi diálogo favorito de la peli es cuando Cary Grant (qué grande!!!) va a la taquilla de la estación de trenes a comprar su billete, por supuesto, ataviado con gafas muy oscuras y el indiscreto vendedor le espeta: ¿le ocurre algo en los ojos?

Sí, que son alérgicos a las preguntas...

Grande!!!

desconvencida dijo...

jajaja, es que ese diálogo es genial!! Grande Lehman... y genial Grant interpretandolo...

BLANCO dijo...

Para cuando comiencen a quitarse la ropa, ya habrán hecho el amor. Una maravilla.

Alex dijo...

Sin olvidar la escena en la que un policía le detiene y llama a su madre para que pague su fianza. Memorable película. ¿50 años?, parece que fue ayer cuando la vi por la tele de niño en el ochenta y pocos. ¡¡Qué bien envejecen algunos!!

desconvencida dijo...

* Blanco, bien dicho, a veces se puede hacer el amor con las palabras :)

* Es genial esa escena, Alex, sobre todo si tenemos en cuenta que quien interpretaba a su madre apenas tenía un par de años más que Cary Grant! :). Es una película genial, con momentos inolvidables...

Imprescindible verla en V.O. para no perderse el hablar susurrante de Eva Marie Saint...

 
Free counter and web stats