lunes, 18 de febrero de 2008

AMOR A PRIMERA VISTA


Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.

Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.

Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.

No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,
una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,
que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.

¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.

Maletas, una junto a otra, en una consigna.

Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.

Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

WISLAVA SZYMBORSKA

De "Fin y principio" 1993
Versión de Abel A. Murcia

13 comentarios:

alain dijo...

entre la casualidad y la causalidad siempre hay un espacio indeterminado donde suceden cosas, más o menos pensadas, más o menos imaginadas, pero que suceden; hasta que un día, más o menos pensado, más o menos improvisado, todo confluye y...

desconvencida dijo...

... pasa lo que tenía que pasar...


os abandono esta mañana, me voy a los Juzgados, ¡volveré!

tarta de manzana dijo...

eso de que pasa lo que tenía que pasar es un comentario muy determinista. Lo que vienes a decir es que ni causalidad ni casualidad sino destino. Una gran cuestión metafísica completamente intrascendente, dado que lo mejor es lo que pasó.

Me gusta ese final del poema de WS: el libro de los sucesos siempre está abierto por la mitad. Sigamos escribiendo entonces.

Hablando de cine, ¿qué tal está la película Juno? ¿La has visto? ¿Alguien ha visto Naturaleza muerta o Inland Empire? ¿Alguien ha visto Paranoid Park? A ver alguna recomendación para los ociosos. Que disfrutéis de la tarde.

desconvencida dijo...

jaja, tarta, supongo que a pesar de mi amor por las casualidades también tengo mi lado determinista :).

Vi "Juno" la semana pasada, y no me entusiasmó nada... me pareció un poco floja, la verdad, ni me he animado a escribir sobre ella... precisamente me estoy bajando ahora "Inland Empire", que duró en las salas de mi ciudad una o dos semanas apenas...

Vi el otro día la última de Burton, no está mal pero es demasiado sangrienta, y además es un musical! (se nota que no me gustan, ¿no?)

Por cierto, tarta, tú tenías un blog, no? Creo que no viene en tu perfil, es que no lo puedo añadir a la lista de blogs porque no tengo el enlace....

Capri c'est fini dijo...

A veces los Nobel aciertan en sacar a la luz pública a autores como la genial Szymborska,que si no sería una desconocida (aunque pienso cual es el porcentaje de gente que la conoce... prefiero no deprimirme). Yo también soy de los que creen que las casualidades pueden cambiar mucho una vida. El libro de los acontecimientos se encuentra siempre abierto a la mitad. ¡Qué gran verdad! Aunque tengas 100 años puede pasarte de todo y más aún.

tarta de manzana dijo...

Gracias por ahorrarme el tiempo de ver Juno. De Inland Empire he leído que está en la línea experimental de algunas de las últimas películas de Lynch, como Mulholland Drive. Esperaremos un post tuyo, entonces.

Hay musicales excelentes, algunos de Gene Kelly, otros de Fred Astaire y alguno incluso de Bjork.

No tengo blog. O, mejor dicho, sí que lo tengo: es éste, ¿no?

desconvencida dijo...

* Capri, estoy de acuerdo, en ocasiones el Nobel reconoce a un autor que ya es por derecho propio universal, y en otras sirve para descubrirnos a la mayoría a grandes autores, así he descubierto yo a Imre Kertesz o a Szymborska (qué difícil es aprender a escribir sus nombres, por cierto)...

* tarta, yo no sé porqué pensaba que tenías blog... por supuesto que esta es tu casa...

Siempre lo he dicho, soy fan incondicional de "Cantando bajo la lluvia" y "Cabaret", pero poco más...

MK dijo...

Tarta , fuí a ver Juno y por un momento pensé que estaba ante la nueva "Little miss sunshine" pero el espejismo duró sólo un ratito , aún con todo tiene cosas buenas .La protagonista es encantadora y todos lo hacen bién . Como dije en el blog de Alex es la película que en otro tiempo hubiera protagonizado Winona Ryder y hubiera tenido otro desenlace.
Los segundos finales merecen un tijeretazo pero yá.
Pero hizo que me acordara de ese cd "If I Were a Carpenter" y lo mejor de todo , llegué a casa ..y lo encontré.
En cambio a la gente con la que fuí al cine les gustó mucho.

MK dijo...

Y perdona , pero me olvidaba de decirte , Descon que este poema de la
Szymborska,es muy hermoso...seguro que aún estará abierto el libro de los acontecimientos por la mitad..?.

..y esos mismos sueños perdidos.
Habrá que encontrarlos una y otra vez

desconvencida dijo...

* MK, yo esperaba algo parecido (supongo que habremos leído o escuchado las mismas críticas) y en fin, no me convenció, el arranque prometía, pero el personaje de ella me resultó demasiado caústico e irreal...

jeje, ¡yo también recordé ese disco! Gran disco,que yo tenía grabado en cinta, como no,¡que desgasté de tanto escucharla! Hace unos meses (o quizás más de un año) puse por aquí precisamente la versión de "Superstar" de Sonic Youth que suena en la película,que también es mi favorita del disco...

A mi me encanta este poema, MK, creo que es el más bonito de los que le he leído...

memento dijo...

A mi Juno me pareció una castaña. No entiendo cómo podía estar nominada a los Oscar, aunque bueno, ganar uno no es garantía de nada. Por cierto, a mi el momento que más me emocionó, probablemente es el del final, los dos sentaditos con la guitarra...

memento dijo...

Ah, y creo en el amor a primera vista (y en el odio, y en la amistad).

desconvencida dijo...

* Yo tampoco lo entendí, memento... la escena que mencionas también fue la que más me gustó, en general me encantó el personaje del novio freak jugador de baloncesto, parecia sacado de una peli de Wes Anderson...

 
Free counter and web stats