lunes, 12 de enero de 2009

STRANGE FRUIT (2)


"En abril de 1939 invitaron al Café Society a un joven profesor judío, Abel Meeropol. Había escrito una canción llamada "Strange Fruit" como reacción a la fotografía de un linchamiento. Josephson quería que Billie la cantara, y Meeropol se sentó al piano con ella y la ensayaron juntos.

Meeropol volvió a coincidir con Billie unos días más tarde, y ésta "hizo una interpretación asombrosa, dramática y emocionante de la canción, tan extraordinaria que habría conmovido al público de cualquier rincón del mundo. Eso era exactamente lo que esperaba de la canción, y el motivo por el que la escribí. La manera de cantar de Billie Holiday daba cuenta de la amargura y del horror que había querido expresar la canción. La ovación del público fue atronadora".


Abel Meeropol


La gente comenzó a acudir al Café Society sin otro propósito que escuchar aquel tema. Durante el resto de su vida, Billie lo cantó tanto en Estados Unidos como en Europa. Llegó a incluir una cláusula en algunos contratos para cantarla en clubes que habrían preferido que se ciñera a un repertorio de canciones de amor y desamor. Siempre dijo que "Strange Fruit" fue una de las razones por las que la Oficina Federal de Estupefacientes y el FBI se lanzaron a por ella como lo hicieron, y que no fue ninguna casualidad que hubiera desobedecido una sentencia que le prohibía cantarla en el Teatro Earle de Filadelfia; al día siguiente fue detenida acusada de delitos que acabarían llevándola a la cárcel.

Según Lena Horne, cuando Billie cantaba Strange Fruit "daba voz a lo que la gente había visto y sufrido. Parecía poner música y letra a lo que yo misma sentía en mi interior". Leonard Feather la consideró "la primera gran protesta realizada con música y palabras, el primer grito auténtico contra el racismo". Para el productor discográfico Ahmet Ertegun, fue "una declaración de guerra... el principio del movimiento de los derechos civiles". El baterista Max Roach opinaba que fue "algo más que una canción revolucionaria. Era una declaración que todos sus compañeros negros sentimos como nuestra. Nadie se atrevía a hablar. Y ella, aquella preciosidad que sabía cantar y hacerte sentir, se erigió en una luchadora."

JULIA BLACKBURN. "Con Billie Holiday. Una biografía coral."

* Hace ya un tiempo dediqué un post a la canción "Strange Fruit", que Billie interpretó como nadie y en ese post me centré en la historia que dio lugar a la canción. En éste he querido traeros un fragmento de la estupenda biografía de Julia Blackburn, que hace referencia a la manera en la que la canción llegó hasta Lady Day, y cómo ella la hizo suya y la convirtió en todo un estandarte de la lucha por los Derechos Civiles de los afroamericanos en USA.


11 comentarios:

vacuidad dijo...

Reconozco no haber oído apenas nada de Billie Holiday, aún menos la canción a la que dedicas el post, pero la verdad es que de la manera que lo explicas me entran muchas ganas de ponerle remedio.

Saludos.

desconvencida dijo...

En cuanto la escuches con detenimiento, vacuidad, es una voz de la que no te podrás librar nunca... para mi no ha habido otra cantante como ella, por eso me encanta la cita que puse en otro post que le dediqué:

Me han dicho que nadie canta la palabra "hambre" como yo. Ni la palabra "amor". BILLIE HOLIDAY

PD: palabra de verificación :"jazin" :D

Emily dijo...

Por casualidades de la vida, me han contado que dos extraños frutos colgaron hace poco de un árbol, pero colgados ellos mismos.
Los frutos que vió Billie fueron colgados por unos salvajes en la suave brisa del verano. Creo que esto la mató.

desconvencida dijo...

Ufff, Emily... ¿dos a la vez? :(

MK dijo...

Como me gusta este posteo Descon . Compartimos admiración por esta mujer y por esa manera de mezclar música y vida tan intensamente.

Emily dijo...

No, Descon. Eran dos personas que vivían en sitios diferentes, y murieron con dos meses de diferencia. Compartían casi la misma edad.

desconvencida dijo...

* Gracias MK, es que era una mujer fascinante!!

* Vaya Emily, una triste coincidencia, en cualquier caso...

vagancias dijo...

Billie es el sentimiento en voz, no hay nadie que interprete como ella.

Su vida tan dura y su sentimiento tan puro...

desconvencida dijo...

Así es, vagancias, era una mujer dura y sensible a la vez... y su voz transmite todo eso y más...

Por cierto, aprovecho para darte la bienvenida :)

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Leí una biografía de Billie Holiday. Era mala, poco cuidada, pero contenía las suficientes historias como para devorarla en un par de jugosos días. La historia de Strange fruit la busqué después en varios sitios. La Red tiene los suficientes rincones como para encontrar casi todo. Me ha gustado muchísimo tu post. Me ha mandado directamente a la discoteca particular y me he pedido para esta noche (auriculares, oscuridad, jazz para entrar en el limbo perfecto del sueño) Songs for distingué lovers, un discazo de Lady Blue...

desconvencida dijo...

Gracias por tu comentario, Emilio, supongo que te refieres a sus memorias "Lady sing the blues", escrita a medias con otro autor... Efectivamente, no es que tenga gran calidad, pero su valor radica en que es su versión directa de los hechos (que por supuesto es todo lo subjetiva y poco verídica que puede ser una autobiografía)...

Disfruta de la noche y de su aterciopelada voz :)

 
Free counter and web stats