miércoles, 21 de enero de 2009

IMITACIÓN A LA VIDA



En el mismo día de juramento de la Presidencia de los Estados Unidos por parte del primer presidente negro de EEUU, Barack Obama, asisto en el cine a la película "Imitación a la vida" (1.959)de Doulgas Sirk, la última película en la filmografía del director alemán.

Es una curiosa casualidad, y es que esta película, de hace ya cuarenta años, plantea como tema principal el de la falta de oportunidades de las personas de color, o mulatas en Estados Unidos.

Lora Meredith (Lana Turner), es una joven viuda, al cargo de una pequeña hija, que se muda a Nueva York con el sueño de conseguir una última oportunidad de triunfar en los escenarios de Brodway. El azar quiere que se tope con una mujer de color en su misma situación personal (viuda con una hija pequeña de edad similar a la suya), Annie Jackson (Juanita Moore). Ella y Lora llegan al acuerdo de compartir vivienda junto a sus hijas, a cambio de lo cual Annie cuidará de ambas niñas.

Desde un primer momento llama la atención de Lora el hecho de que la hija de Annie , Sarah Jane, tiene la tez de color tan claro que podría hacerse pasar por blanca, circunstancia de la que la niña cada vez es más consciente, de tal manera que llega a avergonzarse en el colegio cuando su madre va a llevarle unas botas un día de fuerte lluvia.



Los años pasan y las cosas mejoran para Lora y Annie, la primera triunfa en los escenarios y en el cine, mientras que la segunda sigue a su servicio y ahorra para ofrecerle a Sarah Jane una carrera universitaria y para tener ella misma un funeral como se merece. El problema es que Sarah Jane cada vez reniega más de su raza materna (al fin y al cabo ella es mulata y podría pasar por blanca), y esta negación se extiende a su madre, de tal manera que decide poner distancia entre ambas y empezar una vida nueva en una ciudad en la que nadie le juzgue y en la que pueda actuar como blanca.

Poco más os diré, esta película es un dramón de tomo y lomo (con un emotivo final), lo que por otra parte, caracteriza a casi todas las películas de Sirk.



La temática de esta película me ha traído a la mente la novela "La mancha humana" de Philip Roth (creo que tiene una adaptación cinematográfica que yo no he visto, con Anthony Hopkins de protagonista). En ella, su protagonista, Coleman Silk, construye su vida en torno a una gran mentira: proveniente de una familia de raza negra, la blancura de su piel le permite hacerse pasar por blanco en el ejército, y decide seguir con la farsa indefinidamente, para procurarse un futuro académico que, de otra manera, le sería negado. El problema es que esta nueva condición implica renegar de su familia, a la que no vuelve a ver nunca, y mentir a su esposa, así como a no poder defenderse de una absurda acusación de racismo que le lleva a ser expulsado del ámbito universitario, años después.

"Más adelante le daría explicaciones y le pediría que comprendiera la imposibilidad de permitir que sus perspectivas se vieran injustamente limitadas por algo tan arbitrario como la raza. Si ella se mantenía lo bastante serena para escucharle hasta el final, Coleman estaba seguro de que podría hacerle ver por qué había decidido ocuparse personalmente de su futuro, en vez de permitir que una sociedad en absoluto esclarecida, determinara su destino, una sociedad en la qeu, más de ochenta años después de la Proclamación de Emancipación, los intolerantes seguían jugando un papel excesivo para su gusto. Le haría ver que en su decisión de identificarse como blanco no había nada erróneo. Por el contrario, era lo más natural que podía hacer una persona con sus perspectivas, su temperamento y un color de piel como el suyo. Todo lo que él siempre había querido, desde su primera infancia, era ser libre: no negro, ni siquiera blanco, sino independiente y libre. "

PHILIP ROTH "La mancha humana"

13 comentarios:

Alex dijo...

La escena de las muñecas (una negra y otra blanca) y el modo en que son distribuídas es brutal. Menos que el final, eso sí. Salvaje final de los que tanto le gustaban a Sirk. La primera versión, que dirigió John M. Stahl, es menos desatada pero igual de intensa. Soberbia (y guapísima) Susan Kohner, por cierto. Mucho mejor que la insulsa Sandra Dee.

No he leído "La Mancha Humana", pero te diré que la película deja mucho que desear. Eso sí, Anthony Hopkins sería el negro menos negro de la historia de no ser porque el actor que le interpreta de joven (Wentworth Miller, el prota de "Prison Break") le supera como superó el reto de buscar actores creíbles al director de casting. La escena inicial de la película (con las carreteras cubiertas de nieve) ya da una idea de lo muy académico y convencial del metraje que te espera.

Te lo llevo diciendo años: la programación de tu cineclub es la leche.

desconvencida dijo...

Alex, el libro es realmente recomendable, Philip Roth es en mi opinión de lo mejorcito de la literatura norteamericana actual... ya había oído que la película era más bien floja, pero el libro merece realmente la pena...

No me quejaré de cineclub, no :)

xabipop dijo...

Uno de mis fijos a la hora de recurrir al melodrama de alto voltaje es sin duda de Doulgas Sirk. maestro del melodrama. "Imitación a la vida" posee todos los ingredientes que se le pueden exigir a una gran película de este género.

alain dijo...

peaso de piñicula!!!

como ya sabes cuando yo la ví en pantalla grande (como debe ser si se quiere disfrutar de ella en condiciones) delante mio estaba monsier Bertrand Tavernier, cuando salimos él y su acompañante hablaban de una forma muuy entusiasta, lástima que en francés!!!

desconvencida dijo...

* Así es, Xabipop, ¡es su melodrama por excelencia!

* alain, hay que aplicarse con el francés, que me tienes que hacer de guía en Suiza :D

koolauleproso dijo...

"Imitación a la vida" es, quizás, mi película preferida de Douglas Sirk. Un melodrama desaforado, y una inteligente crítica de la sociedad USA del siglo pasado.
Y ya sabes que considero a Philip Roth (no he visto la peli-mi fobia, quizás injustificada, a Nicole Kidman me retrajo en su momento- de Robert Benton) el más importante escritor en inglés vivo.
Como siempre, dejas ver tu buen gusto, Descon.

desconvencida dijo...

Muchas gracias, Koolau, se agradecen comentarios tan agradables como el tuyo :).

Jorge dijo...

¿Ire al infierno si digo que no me gusta Douglas Sirk? Lo siento, pero tengo una cierta preveción con el melodrama en general y con Sirk en particular. La que hoy se habla, "Escrito sobre el viento" y todo eso... demasiado para mi gusto. Todo es tan... tan... melodramático... Eso sí, Lana Turner divina. Esto no me hace mala persona, ¿no?

La novela de Roth es estupenda. Muy dura, muy fuerte. Y toda la tragedia se inicia por un simple adjetivo... La peli es una oportunidad perdida, qué se le va a hacer.

eva al desnudo dijo...

El comentario de Jorge sobre que la novela se inica por un adjetivo me ha dejado intrigada.

Sí he visto y varias veces la peli de la que hablas.
¿Es posible que aquí se titulara "Rosas blancas para mi madre negra"? No hace mucho la pusieron en un canal autonómico y diría que la anunciaron con este título.
Hay momentos duros, el juego con las muñecas, el desprecio de la niña a su madre cuando entra en la escuela, el abandono de su novio, (Troy Donahue y al que mi madre continúa llamando Parrys) y sobretodo el funeral y los gritos de Sarah Jane arrepentida, es muy de llorar.
La pena es que la temática de esta película no se haya disuelto con el tiempo, sino todo lo contrario.

Besos

desconvencida dijo...

* jajaja, Jorge, ni mucho menos, aqui se respetan todo tipo de opiniones :). Entiendo que a muchos el melodramatismo de Sirk les puede resultar empalagoso...

El de Roth es un novelón, que plantea diversos temas, no sólo el del racismo... el capítulo en el que un grupo de excombatientes de Vietnam visitan un restaurante chino como terapia es símplemente brutal...

* Diré dos palabras, Eva: "Negro humo"... te aconsejo leerla ;)

Aqui siempre se ha llamado como en el original "Imitación a la vida", Eva, al menos eso creo, pero la película es la misma que cuentas...

Sí, es una pena que muchas cosas sigan igual, pero desde luego el hecho de que en estos momentos haya un presidente de color en Estados Unidos estoy segura de que animará a muchas otras personas a derribar esas barreras. Un beso

eva al desnudo dijo...

Eva-negro-humo...Descon
cuando puedas entra en mi otro blog elbaúldejuliette.blogspot.com y dime si no es una coincidencia...

desconvencida dijo...

¡¡Vaya, sí que lo es!! Por cierto, vaya preciosidades que haces, me han encantado todas y cada una de ellas!!

eva al desnudo dijo...

Muchas gracias, es que cuando has puesto estas tres palabras no he podido resistirme a decírtelo.

 
Free counter and web stats