jueves, 22 de enero de 2009

EDGAR ALLAN POE


"Durante varios años sufrí ataques de ese extraño trastorno que los médicos han decidido llamar catalepsia, a falta de un nombre que mejor lo defina. Aunque tanto las causas inmediatas como las predisposiciones e incluso el diagnóstico de esta enfermedad siguen siendo misteriosas, su carácter evidente y manifiesto es bien conocido. Las variaciones parecen serlo, principalmente, de grado. A veces el paciente se queda un solo día o incluso un período más breve en una especie de exagerado letargo. Está inconsciente y externamente inmóvil, pero las pulsaciones del corazón aún se perciben débilmente; quedan unos indicios de calor, una leve coloración persiste en el centro de las mejillas y, al aplicar un espejo a los labios, podemos detectar una torpe, desigual y vacilante actividad de los pulmones. Otras veces el trance dura semanas e incluso meses, mientras el examen más minucioso y las pruebas médicas más rigurosas no logran establecer ninguna diferencia material entre el estado de la víctima y lo que concebimos como muerte absoluta. Por regla general, lo salvan del entierro prematuro sus amigos, que saben que sufría anteriormente de catalepsia, y la consiguiente sospecha, pero sobre todo le salva la ausencia de corrupción. La enfermedad, por fortuna, avanza gradualmente. Las primeras manifestaciones, aunque marcadas, son inequívocas. Los ataques son cada vez más característicos y cada uno dura más que el anterior. En esto reside la mayor seguridad, de cara a evitar la inhumación. El desdichado cuyo primer ataque tuviera la gravedad con que en ocasiones se presenta, sería casi inevitablemente llevado vivo a la tumba."

EDGAR ALLAN POE "El entierro prematuro".

* Este es mi pequeño homenaje a Allan Poe en la semana del bicentenario de su nacimiento, un fragmento de este relato, que desde el momento en que lo vi interpretado en el cine en la película "La obsesión" (1.962), dirigida por Roger Corman, nunca se me olvidará.

La influencia de Allan Poe en artistas es indudable, un último ejemplo de ello es la canción "The raven" interpretada por Mark Lanegan e Isobel Campbell en su album "Sunday at devil dirt":



7 comentarios:

alain dijo...

gran poe(ta)

vale... ya sé que no he sido el primero en hacer este juego de palabras, pero es que es el poeta maldito por excelencia, y no solo eso, el precursor y artífice de muchos poetas y mucha poesía, desde Baudelaire hasta Valery...

la poesía como mecanismo de relojería...

P.D: palabra de verificación: perfes

desconvencida dijo...

jajaja, alain, malo o no, es un buen juego de palabras... poeta maldito, bebedor y pendenciero, pero uno de los grandes, su sombra se extiende hasta dos siglos después, ahí queda eso...

Emily dijo...

Veo que lo que tengo estos días es una catalepsia...Jaja.
A mi me gustan sus cuentos. Los leí hace años.

desconvencida dijo...

Sus cuentos son estupendos, Emily... tengo muchas gans de leer su única novela " La narración de Arthur Gordon Pym"

alain dijo...

y qué decir sobre la adorable Isobel Campbell!!!

desconvencida dijo...

Ella es adorable, alain, sin duda, vaya pareja artística hacen! Todo un constraste de caracteres...

OPIÜM dijo...

Hola es la primera vez
que escribo en tu blog..
me gusta esa frase de :
con la ilusión de conocer Venecia..
te agrego .
Saludos!

 
Free counter and web stats