martes, 14 de noviembre de 2006

EL ARTE DE AMAR


No se trata de que la gente piense que el amor carece de importancia. En realidad, todos están sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgraciadas, escuchan centenares de canciones triviales que hablan del amor, y, sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor. Esa peculiar actitud se basa en varias premisas que, individualmente, o combinadas tienden a sustentarla.

Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la propia capacidad de amar. De ahí que para ellos el problema sea como lograr que se los ame, como ser dignos de amor. Para alcanzar ese objetivo siguen varios caminos. Uno de ellos, utilizado en especial por los hombres, es tener éxito, ser tan poderoso y rico como lo permita el margen social de la propia posición. Otro usado particularmente por las mujeres, consiste en ser atractivas, por medio del cuidado del cuerpo, la ropa, etc. Existen otras formas de hacerse atractivo, que utilizan tanto los hombres como las mujeres, tales como tener modales agradables y conversación interesante, ser útil, modesto, inofensivo.

La segunda premisa que sustenta la actitud de que no hay nada que aprender sobre el amor, es la suposición de que el problema del amor es el de un objeto y no el de una facultad. La gente cree que amar es sencillo y lo difícil encontrar un "objeto" apropiado para amar.- o para ser amado por él -.Tal actitud tiene varias causas, arraigadas en el desarrollo de una sociedad moderna. En las ultimas generaciones el concepto de amor romántico se a hecho casi universal en el mundo occidental. En los Estados Unidos de Norteamérica, la mayoría de la gente aspira a encontrar un "amor romántico", a tener una experiencia personal del amor que lleve luego al matrimonio. Ese nuevo concepto de la libertad del amor debe haber acrecentado enormemente la importancia del "objeto" frente a la de la función. Hay en la cultura contemporánea otro rasgo característico estrechamente vinculado con este factor. Toda nuestra cultura esta basada en el deseo de comprar, en la idea de un intercambio mutuamente favorable. La felicidad del hombre moderno consiste en la excitación de contemplar las vidrieras de los negocios, y en comprar todo lo que pueda. El hombre o la mujer considera a la gente en una forma similar. Una mujer o un hombres atractivos son los premios que se quieren conseguir. "atractivo" significa habitualmente un buen conjunto de cualidades que son "populares" y por las cuales hay demanda en el mercado de la personalidad. Quiero hacer un buen negocio; el objeto debe ser deseable desde el punto de vista de su valor social y, al mismo tiempo, debo resultarle deseable, teniendo en cuenta mis valores y potencialidades manifiestas y ocultas. De ese modo, dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio.

El tercer error radica en la confusión entre la experiencia inicial del "enamorarse" y la situación permanente de estar enamorado, o, mejor dicho de "permanecer" enamorado. El primer paso es tomar conciencia de que el amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte."

ERICH FRÖMM "El arte de amar"

"Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen,te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto."

JULIO CORTÁZAR Capítulo 93 de "Rayuela"




* Ambas fotografías son de ROBERT DOISNEAU. Si queréis saber más sobre la famosa foto "El beso en la Place de L´Hotel de Ville", mirad aquí.

20 comentarios:

Alex dijo...

Al leer el título del posteo me vino a la cabeza aquel: "Ciudadanos de Roma, sabed que cualquier mujer puede ser vuestra..." del "Arts Amandi" de Ovidio.

No creo que se pueda acusar a la gran mayoría de egoístas o interesados. Amar duele y no ser amado duele mucho más. Y prefiero no hablar de lo que se siente cuando alguien te rompe el corazón. Es terrible.

Decía Federico Luppi en "Un lugar en el mundo" que el tipo que dijo que lo importante es amar era un hijo de puta (sic). No sé si se pueden racionalizar los sentimientos (a lo mejor alguien puede, yo no), pero tampoco juzgo a los demás por entragarse a al ilusión del amor. Porque lo que escribió Cortazar es una verdad lapidaria, pero las posibilidades de encontrar a esa media naranja platónica, son mínimas, puede que nulas.

Y seguiría divangando, pero ni quiero aburrir, ni estoy seguro de que mi cabeza (y las migrañas) puedan soportar un minuto enlazando pensamientos baratos.

El detective amaestrado dijo...

Y hay un montón de sabiduría que no se aprende en ninguna academia.
El arte de amar se convirtió en un libro fetiche cuando iba al insti, a principios de los ochenta...Todo el mundo lo llevaba bajo el brazo

Mary Kate dijo...

Siempre me han gustado muchísimo esas fotografías de Robert Doisneau.No me importa en absoluto si eran un posado o eran captadas al azar. Cada día vemos a gente besándose por las calles.Es y espero que séa para siempre algo que sigue emocionándome. Y en alguna ocasión he tenido en la misma circunstáncia la momentánea visión de verme desde fuera.Me gusta haber dejado en algún atardecer esa imagen impregnando las calles.Cuando ando por ellas , me devuelven generosas el recuerdo. Y és de Doisneau una frase que és un lema para mi:"Tout vaut mieux que l´indiference..." . Ante la disyuntiva de "Amar" o "Ser Amado"...siempre por siempre jamás , lo primero...aunque me parta un rayo...verde , por supuesto.

desconvencida dijo...

Alex, espero que se te haya curado ya la migraña, conozco a varias personas que las sufren y sé lo mal que se pasa (aunque yo no lo haya experimentado)... Un beso.
En cuanto al tema, eterno tema... Me gusta la contraposición entre el texto de Frömer, que dice grandes verdades, bastante prácticas, sobre el amor, y la idea más romántica y menos pragmática de Cortázar... En materia de sentimientos mi lado romántico siempre gana al racional, y así me va,claro...

Vaya, detective, cómo han cambiado los institutos de un tiempo a esta parte, yo creo que en el mío no se veía a gente con novelas bajo el brazo, de hecho poca gente reconocía leer cosas que no fueran obligatorias públicamente...

Mary Kate, a mi también me gustan las fotografías de Doisneau, y no sólo las típicas románticas, las de cualquier calle de París, tienen un halo especial...

conde-duque dijo...

Imagínate: una Academia del Amor, dirigida por Fromm, con clases particulares...

desconvencida dijo...

Y voy yo y le llamo Frömer, anda, me voy a tomar otro café, estoy dormida...

Porsela dijo...

Yo fui de las que leyó ese libro cuando estaba en el instituto. Creo que nunca he subrayado tanto un libro. Luego leí "Una llamada al amor", de Anthony de Mello, y sentí mucha angustia, porque al menos cuando lo leí, que también era adolescente, la impresión que me dejó era que contemplaba el amor como un sentimiento de apego del que había que deshacerse para crecer como persona. Yo me quedo con la visión romántica, siempre. Y estoy de acuerdo, preciosas fotos independientemente de su historia.

Por cierto, envidiable viaje el que tiene usted pendiente ;) Que se lo pase muy bien y nos cuente muchas cosas al regreso.

desconvencida dijo...

¡Gracias Porsela! Ya sólo quedan dos semanas, este viaje es lo que más ilusión me hace en estos momentos...

Anónimo dijo...

Oh, amor racional o irracional? Yo soy partidario de elegir la persona de manera irracional (o al menos es lo que siempre me ocurre, y muchas veces no es la más conveniente) y tratar de trabajarse la relación de una manera racional.

Alberto balsalm.

desconvencida dijo...

Supongo que esa es la fórmula perfecta, Alberto Balsam...

otto dijo...

cuando pienso en esto pienso en el medio capítulo de "Una historia del mundo en diez capítulos y medio" de Julian Barnes.
y eso.

desconvencida dijo...

jaja, otto, siempre tan intrigante ;)

De Julian Barnes tengo por casa "Hablando del asunto",lo tengo a medias,no lo terminé, pero le daré otra oportunida, lo prometo :)

memento dijo...

La verdad es que no conocía la primera foro y, pensánsolo bien, creo que me gusta incluso más que la segunda, que ya es decir :-)

desconvencida dijo...

Yo tampoco la conocía, memento... ignoro si es también un posado (hablo ya como las revistas del corazón,jajaja) pero me gusta la cara de ilusión de ella, parece totalmente real, ays...

pazzos dijo...

Otto tiene razón. La historia del mundo en 10 capítulos y medio es uno de los libros más ingeniosos que he leido (El loro de Flaubert de Barnes tampoco está mal). Barnes dedica al amor que siente por su esposa el medio capítulo. La esposa, emocionada y agradecida, se fugó con la editora de Barnes .
No conozco "Hablando del asunto" pero el título parece adecuado para una continuación de su lío conyugal.

desconvencida dijo...

Le tenía echado el ojo hacía tiempo al libro de Barnes, definitivamente habrá que leerlo... ¿En serio le ocurrió eso al pobre?

atikus dijo...

Me encantan estas fotos, hace poco vi un documental sobre ellas.
Sobre el amor puff, aqui no hay espacio para hablar del tema... en cualquier caso me estudié por mi cuenta en mis años mozos a E. fromm, y otros intentando entender lo que es el amor, ...
es como entender la vida misma

Paula dijo...

Pues a mí, el texto de Fromm me deja pensativa, pero el fragmento de Cortázar...

creo que por hoy no debería hacer nada más, es como que ya tengo bastante.

A beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige.

uffff

Y tampoco conocía la primera foto.

Gracias desconvencida.

es un placer, como siempre, pasarme por aquí

un abrazo

Leon dijo...

Vaya post te ha salido desconvencida. Casi nada... No creo que digan cosas esencialmente diferentes. Cortazar lo describe tal cual es, a veces te entra el yuyu por una mujer y no sabes por qué. Es más, sabes que no te conviene y las vas a pasar canutas, pero no tienes un botón en la cabeza para decir "ya no pienso en ella"
Y el relato científico de Fromm tiene una parte indiscutible, una cosa es la pasión inicial y luego el convivir es mucho más complicado. Además de que hay gente que no sabe querer a nadie. Ni siquiera saben ser queridos por la otra parte. Es un tema muy complejo este, da mucho que pensar y debatir.

desconvencida dijo...

atikus, ¡seguro que era un documental muy interesante!

hola Paula, un abrazo para ti también... a mi también me dejaron pensativa estos dos textos, aunque hablen sobre uno de los temas universales, del que tanto se ha escrito, lo hacen muy acertadamente, sin duda...

León, es cierto que no son tan diferentes, estoy de acuerdo contigo y con Alberto Balsam... Y es tristemente cierto lo que cuentas, hay gente que no sabe querer ni dejarse querer, pero ellos se lo pierden ;)

 
Free counter and web stats