martes, 28 de octubre de 2008

DULCE MARÍA LOYNAZ



UNA PALABRA MÁS

Si dices una palabra más,
me moriré de tu voz,
que ya me está hincando el pecho,
que puede traspasarme el pecho
como una aguda, larga, exquisita espada.

Si dices una palabra más
con esa voz tuya, de acero, de filo y de muerte;
con esa voz que es como una cosa tangible
que yo podría acariciar, estrujar, morder;
si dices una palabra más
con esa voz que me pones de punta en el pecho,
yo caería atravesada, muerta
por una espada invisible,
dueña del camino más recto a mi corazón.

DESEO

Que la vida no vaya más allá de tus brazos.

Que yo pueda caber con mi verso en tus brazos,
que tus brazos me ciñan entera y temblorosa
sin que afuera se queden ni mi sol ni mi sombra.

Que me sean tus brazos horizonte y camino,
camino breve, y único horizonte de carne;
que la vida no vaya más allá... ¡Que la muerte
se parezca a esta muerte caliente de tus brazos!...

VIAJERO

Yo soy como el viajero
que llega a un puerto y no lo espera nadie:
soy el viajero tímido que pasa
entre abrazos ajenos y sonrisas
que no son para él...

Como el viajero solo
que se alza el cuello del abrigo
en el gran muelle frío...


* Como ya hice en su día con Gloria Fuertes o con Wislawa Szymborska, hoy quiero recordar a la gran poetísa cubana Dulce María Loynaz (Premio Cervantes 1.992), con alguno de sus poemas.

9 comentarios:

MK dijo...

Hermosos poemas.Claros.No conocía nada de ella ,y como no, un agradable descubrimiento en tus páginas de nuevo.Como lo fueron esos poemas de una joven Gloria Fuertes. Por supuesto que me la apunto. Gracias y buen día , Descon.

desconvencida dijo...

Buen día a ti también, Mary Kate, me alegra que ahora te puedas conectar más habitualmente :).

Yo recuerdo haber oído hablar por primera vez cuando le dieron el Cervantes... acabo de encontrar un fragmento del discurso que dió cuando recibió el premio que me ha encantado:

"En su libro Memorias de la Guerra, cuenta mi padre, el general Enrique Loynaz del Castillo cómo, recorriendo la ciénaga de Zapata durante campaña de 1895, vino a dar a un claro del bosque donde un oficial del ejército español dormía con la cabeza apoyada en un libro. Al ruido de pisadas en las hojas secas despierta el durmiente que viéndose sorprendido escapa dejando abandonados en el suelo un estuche de cuero y el libro que le sirviera de almohada. Mi padre recoge ambas cosas, entrega al oficial que le acompañaba el estuche donde brillaba rica joya y retiene el libro en cuya cubierta empieza a leer: "Historia del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha por Don Miguel de Cervantes Saavedra".

Continuando la marcha por la inhóspita zona, mi padre y sus compañeros se extravían y tras caminar un buen trecho, rendidos de fatiga, se sientan en el tronco de un árbol derribado. Mi padre abre el libro y empieza a leer para sí, y luego se interrumpe con risa que no ha podido contener. ¡Siga, siga riendo! -dicen los otros-, que esa risa nos hace pensar que ya usted encontró el modo de salir de este infierno. Mi padre vuelve a leer el párrafo que provocó su hilaridad, esta vez en voz alta. Y todos ríen juntos, como si, en efecto, ya vieran resuelta la angustiosa situación. La risa, cuando puede participarse, hermana a los hombres. Por otra parte no es difícil llorar en soledad y, a cambio, es casi imposible reír solo. La risa es una sustancia casi volátil, quiero decir difícil de conservar: lo que hacía reír a nuestros abuelos ya no nos hace reír a nosotros y lo que hoy nos hace reír, no es probable que haga reír a un cuarta o quinta generación. El truco del pastel aplastado en el rostro del cómico ya no funciona con los muchachos de hoy. Por eso considero importante detenerme en resaltar esta faceta del libro inmortal a pesar de que de una u otra forma ha sido comentado por otros autores."


El resto lo podéis leer aqui:

http://usuarios.lycos.es/precervantes/ceremonia/loynaz.html

Geraldine dijo...

hola, te cuento que es la primera vez que visito tu blog y es muy lindo, yo recién comienzo con el mío, te invito a que me visites y si gustas intercambiamos links, soy de buenos aires, te deseo lo mejor, saludos...gery
www.suerteperdida.blogspot.com

desconvencida dijo...

hola Geraldine, poca gente del "otro lado del charco" me escribe, así que eres más que bienvenida... ahora me doy una vuelta por tu blog...

Alex dijo...

"Que la vida no vaya más allá de tus brazos". Hermoso verso. De hecho, la vida no va allá.

Porsela dijo...

Preciosa. Me encanta ese estilo descarnado.

desconvencida dijo...

* Me gusta especialmente ese verso, Alex...

* Porsela (siempre es una alegría leerte por aqui) me alegro de que te hayan gustado los poemas...

Anónimo dijo...

Cine y poesía.... ya no se puede pedir más para reenamorarse en un día de difuntos
Elección de Dulce versos, perfecta.
Matilde

desconvencida dijo...

Muchas gracias, Matilde... bienvenida :)

 
Free counter and web stats