martes, 10 de junio de 2008

DE JUAN PARA CLARA



Desde que te conozco, hay un eco en cada rama que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye.

Se oye como si despertáramos de un sueño en el alba.

Se respira en las hojas, se mueve como se mueven las gotas del agua.

Clara: corazón, rosa, amor...

Junto a tu nombre el dolor es una cosa extraña.

Es una cosa que nos mira y se va, como se va la sangre de una herida; como se va la muerte de la vida.

Y la vida se llena con tu nombre: Clara, claridad esclarecida.

Yo pondría mi corazón entre tus manos sin que él se rebelara.

No tendría ni así de miedo, porque sabría quién lo tomaba.

Y un corazón que sabe y que presiente cuál es la mano amiga, manejada por otro corazón, no teme nada.

¿Y qué mejor amparo tendría él, que esas tus manos, Clara?

He aprendido a decir tu nombre mientras duermo. Lo he aprendido a decir entre la noche iluminada.

Lo han aprendido ya el árbol y la tarde...

y el viento lo ha llevado hasta los montes y lo ha puesto en las espigas de los trigales. Y lo murmura el río...

Clara:

Hoy he sembrado un hueso de durazno en tu nombre.




JUAN RULFO. Carta dirigida a la que sería su esposa, Clara Aparicio (abajo podéis ver una foto de ella hecha por Rulfo en 1.947.


10 comentarios:

Emily dijo...

Oh! espero que algún dia planten un árbol por mi! y que repitan mi nombre, eso sí que es amor...Jeje
Y lo mismo os deseo, eh?

desconvencida dijo...

jaja, Emily... Yo también te deseo lo mismo...

Hay que reconocer que el Sr. Rulfo sabía como seducir con la palabra... Esta es una de las primeras cartas que le escribió, y que Clara atesoró durante 50 años, todas se recogen en un libro llamado "Aire de las colinas". Ella le conoció cuando tenía 13 años, en 1941, pero no se hicieron amigos hasta que pasaron 3 años más, entonces fue cuando comenzaron a escribirse,empezaron a salir en 1947.

princesadehojalata dijo...

Así que Rulfo siguió escribiendo...dicen que el que escribe siempre escribe para alguien

princesadehojalata dijo...

uy, no había terminado. Pues eso, que Rulfo escribió para Clara. No sé, crees que está bien que se publiquen esas cartas? eso de los libros póstumos no sé yo si me gusta mucho la idea...

desconvencida dijo...

Entiendo por qué lo dices, Princesa, las cartas fueron publicadas catorce años después de su fallecimiento, por deseo de su mujer, aquí tienes una entrevista en la que explica las razones:

http://www.sololiteratura.com/rul/rulrescartas.htm

y te transcribo la respuesta que dió ella a una pregunta similar a la tuya:

¿Qué le impulsa a editar un libro donde se recogen las cartas de Juan Rulfo?

-La idea gira en torno al deseo de mostrar cómo era Juan Rulfo. Las cartas, en cierta forma, lo desnudan, lo exponen. Tampoco se trata de exhibirlo, pero las cartas nos muestran un Rulfo desconocido hasta ahora. Hay gente muy interesada en estos escritos. De hecho, creo que toda correspondencia que se escribe con gran cariño encierra el deseo de ser leída por alguien que corresponda a estos sentimientos. Yo sé que Juan sentía gran afecto hacia muchas personas, y que muchas más lo querían y lo quieren. Cuando uno tiene algo hermoso en sus manos se siente un gran deseo de mostrarlo ¿y qué mejor que compartirlo con quienes lo sepan comprender?

Han pasado cerca de catorce años desde la muerte de Juan Rulfo, ¿por qué publicar un libro así, ahora?

-Lo interesante de estas cartas es que muestran también los gustos que tenía Juan para la lectura y la fotografía. Pero también aparecen sugeridas muchas de sus inquietudes intelectuales y artísticas. Son cartas que comunican un amor fresco, muy acorde con el título del libro. Ha pasado mucho tiempo desde la muerte de Juan, es cierto, pero ese tiempo ha sido necesario para concebir este libro.

NoSurrender dijo...

No sólo es que Rulfo escriba bien, es más que eso. La certeza del amor es una luz de paz, desconvencida.

Se te ve muy bien :)

Saludos!

desconvencida dijo...

Gracias Lagarto! :D

MK dijo...

Pues sí , se te ve bién .
...luz de paz, que bonito. Y de certeza..

tarta de manzana dijo...

La trayectoria de Rulfo es extraña. Hay quienes necesitan escribir mucho para desarrollar un cierto itinerario estetico. O pintar mucho: dicen que Picasso pinto mas de 10.000 cuadros. Otros necesitan muy poco, como Velazquez, o como San Juan de la Cruz, o como Rulfo. Escriben una obra esencial y eso es todo.

En general no me gusta la literatura epistolar. Todas las cartas de amor suelen ser ridiculas o absurdas. Como toda regla tiene sus excepciones: Kafka y Milena. O Pedro Salinas y Katherine...

desconvencida dijo...

* Gracias MK ;)

* tarta, mira a Lampedusa y su "Gatopardo", o a Charles Laughton y "La noche del cazador"... a veces basta una única obra para ser recordado eternamente...

El género epistolar tiene de todo, pero si un autor es bueno normalmente eso se refleja en sus cartas, como es el caso de este post...

 
Free counter and web stats