jueves, 7 de febrero de 2008

CLASES DE LIBROS



"Ya en el escaparate de la librería localizaste la portada con el título que buscabas. Siguiendo esa huella visual te abriste paso en la tienda a través de la tupida barrera de los Libros Que No Has Leído que te miraban ceñudos desde mostradores y estanterías tratando de intimidarte. Pero tú sabes que no debes dejarte acoquinar, que entre ellos se despliegan hectáreas y hectáreas de los Libros Que Puedes Prescindir de Leer, de los Libros Hechos Para Otros Usos Que La Lectura, de los Libros Ya Leídos Sin Necesidad Siquiera De Abrirlos Pues Pertenecen A La Categoría De Lo Ya Leído Antes Aun De Haber Sido Escrito. Y así superas el primer cinturón de baluartes y te cae encima la infantería de los Libros Que Si Tuvieras Más Vidas Que Vivir Ciertamente Los Leerías También De Buen Grado Pero Por Desgracia Los Días Que Tienes Que Vivir Son Los Que Son. Con rápido movimiento saltas sobre ellos y caes entre las falanges de los Libros Que Tienes Intención de Leer Aunque Antes Deberías Leer Otros, de los Libros Demasiado Caros Que Podrías Esperar A Comprarlos Cuando Los Revendan A Mitad de Precio, de los Libros Idem De Idem Cuando Los Reediten En Bolsillo, de los Libros Que Podrías Pedirle A Alguien Que Te Preste, de los Libros Que Todos Han Leído, Conque Es Casi Como Si Los Hubieras Leído También Tú. Eludiendo estos asaltos, llegas bajo las torres del fortín, donde ofrecen resistencia

los Libros Que Hace Mucho Tiempo Tienes Programado Leer,
los Libros Que Buscabas Desde Hace Años Sin Encontrarlos,
los Libros Que Se Refieren A Algo Que Te Interesa En Este Momento,
los Libros Que Quieres Tener Al Alcance De La Mano Por Si Acaso,
los Libros Que Podrías Apartar Para Leerlos A Lo Mejor Este Verano,
los Libros Que Te Faltan Para Colocarlos Junto A Otros Libros En Tu Estantería,
los Libros Que Te Inspiran Una Curiosidad Repentina, Frenética Y No Claramente Justificable.

Hete aquí que te ha sido posible reducir el número ilimitado de fuerzas en presencia a un conjunto muy grande, sí, pero en cualquier caso calculable con un número finito, aunque este relativo alivio se vea acechado por las emboscadas de los Libros Leídos Hace Tanto Tiempo Que Sería Hora de Releerlos y de los Libros Que Has Fingido Siempre Haber Leído Mientras Que Ya Sería Hora De Que Te Decidieses A Leerlos De Veras.Te liberas con rápidos zigzags y penetras de un salto en al ciudadela de las Novedades Cuyo Autor O Tema Te Atrae. También en el interior de esta fortaleza puedes practicar brechas entre las escuadras de los defensores dividiéndolas en Novedades De Autores O Temas No Nuevos (para ti o en absoluto) y Novedades De Autores O Temas Completamente Desconocidos (al menos para ti) y definir la atracción que sobre ti ejercen basándote en tus deseos y necesidades de nuevo y de no nuevo (de lo nuevo que buscas en lo no nuevo y de lo no nuevo que buscas en lo nuevo)".

ITALO CALVINO "Si una noche de invierno un viajero"

* No sé a vosotros, pero a mi esta clasificación que hace Calvino de las clases de libros que uno se puede encontrar en una librería me hace sonreir :)


18 comentarios:

alain dijo...

sonreir lo que es sonreir, no sé... las librerías son una jungla en la que hay desbrozar mucho para llegar a lo que quieres/deseas/tucaprichodeesemomento etc.

de todas formas el sr. Calvino (al que no sé si le quedaría mucho por leer, lo había leído TODO) podría haber incluido otra clase de libro, el más peligroso, el más atractivo, el más enbaucador: el libro que no tienes más remedio que comprar aun sabiendo fehacientemente que no vas a leer en mucho tiempo!!!

Buenos días a todos!!!

fanshawe dijo...

Me encanta, sí :-) Este libro lo asocio a un viaje larguísimo que hice justo antes de volver a España, haciéndome Italia de norte a sur con Calvino bajo el brazo, que queda muy de guay :P. Ese principio lo releí diez veces.

desconvencida dijo...

* alain, digo que me hizo sonreir porque me hizo gracia, son muchas de las clasificaciones que mentalmente hago cuando voy a una librería y ya veo que no soy la única ;). ¡Buenos días!

* Fanshawe, es curioso cómo asociamos algunos libros a determinados viajes, ¡yo también lo hago!

El futuro bloguero dijo...

Me gusta la clasificación de Italo. Tan divertida como su barón rampante...

besos imaginarios

desconvencida dijo...

"El barón rampante" es una cuenta pendiente que tengo con Calvino hace tiempo ya...

Otto Von Bismarck dijo...

¡Cómo convertir descartes en una novela! Pelín caradura Calvino, pero está bien.

A esa clasificación añadiría

Los Libros Que Vuelven A Ti Una Y Otra Vez Hasta Que No Te queda Más Remedio Que Tomarlo Como Una Señal Y Leerlos Para Darte Cuenta De Que Por Muy Bien Que Estén No Son En Absoluto Una Señal Porque No Está Bien Llamar A Cualquier Cosa Una Epifanía Y Hasta Luego Cocodrilo

Por cierto, Feliz Cumpleaños. Voy a destiempo...

desconvencida dijo...

jeje, buena clasificación la tuya, Otto... un beso, nunca es tarde!

leo dijo...

A mí también me hizo sonreír esa clasificación cuando la leí la primera vez y me ha encantado recordarla ahora.
A pesar de que Calvino me pone un poco nerviosa.
Graciñas. Un saludín.

desconvencida dijo...

Me alegro de habértela recordado, Leo :)

tarta de manzana dijo...

La trilogía de Calvino es fantástica. No sólo el barón rampante, a mí me pareció también estupenda esa historia del vizconde partido por un rayo cuyas mitades siguen cada una su camino.

En cambio, tengo dudas con Si una noche de invierno... El arranque me parece magnífico, pero después creo que se pierde en una serie de historias encadenadas con poca ligazón. Siempre me he preguntado por qué se decantaría por ese desarrollo tan experimental.

desconvencida dijo...

tarta, podré opinar mejor cuando termine la novela, ¡la empecé el otro día!

Alex dijo...

Sí, me gustó esa clasificación de Calvino. Me recordó a un pequeño relato de Rick Moody en el que un tipo clasifica sus libros raros (o de tirada escasa) en función de su historia sentimental.

Siendo un tipo de carácter bastante austero, hay montones de anécdotas con el escritor italiano de por medio. La que le une a Fernándo Arrabal es de órdago.

alain curioso dijo...

cuente cuente

desconvencida dijo...

* Alex, ese relato tiene que estar realmente bien....

Eso, cuéntanos, yo también me he quedado intrigada, cualquier historia que incluya a Fernando Arrabal tiene que ser al menos curiosa...

Alex dijo...

Lo cuento, claro. Pensaba que era una anécdota conocida.

Contaba Arrabal que en un viaje a Nueva York en transatlántico se llevó a Calvino a un lugar apartado. Entonces le preguntó en qué consistía "consumar el matrimonio". Un sorprendido Calvino preguntó curioso cuándo se había producido el matrimonio, a lo que Arrabal contestó que "unas semanas". Cuando el escritor italiano le confió en qué consistía la "consumación", un asqueado Arrabal no dio crédito. Y fin. Contada por el propio Arrabal hará unos cuantos años. Hay cosas que pueden variar minimamente. Cosa de la edad.

desconvencida dijo...

Brutal la anécdota, Alex...

MK dijo...

No hacia yo a Arrabal tan desinformado en estas lides.
Y menos después de haber visto hace años una foto suya publicada créo que en el "Ajoblanco" en la que aporreaba un piano y no precisamente con las manos.

desconvencida dijo...

jajaja,Mary Kate, me has hecho imaginarme la escena, ufff.... eso no se hace :D.

Conociendo el sentido del humor surrealista de Arrabal lo mismo estaba vacilando a Calvino, no me extrañaría nada...

 
Free counter and web stats