viernes, 22 de diciembre de 2006

EL ÚLTIMO TANGO EN PARIS



Posiblemente "El último tango en París" (1.972) de Bernardo Bertolucci, no resulte hoy en día tan escandalosa como en el momento de su estreno, ya que hay que recordar que esta película motivó "peregrinaciones" desde nuestro país al Sur de Francia para ver las escenas no censuradas.

Si algo me gusta de esta película es el personaje de Marlon Brando, inmerso en plena huida hacia delante en su desesperación motivada por el suicidio de su mujer. He escogido dos escenas de la película (no, no he optado por la de la mantequilla, jaja), en la primera enseña a la inmadura Maria Schneider lo que opina sobre el amor y los caballeros de dorada armadura. La segunda es el agrio monólogo de Brando ante el cadáver de su mujer.


ESCENA 1:

- ¿Quieres saber por qué estoy enamorada de él?

- Estoy impaciente.

- Porque sabe conseguir que me enamore de él.

- Ajá, y quieres que ese hombre al que amas te proteja y cuide de ti.

- Sí.

- Y que ese brillante , dorado y poderoso guerrero te construya una fortaleza en la que puedas refugiarte para no volver a sentirte sola ni encontrarte nunca vacía. ¿Es eso lo que quieres,no? ¿Verdad?

- Sí.

- Pues nunca lo encontrarás.

- Pero si ya he encontrado a ese hombre.

- Bueno, entonces no tardará mucho en pedirte que seas tú la que construya una fortaleza con la ayuda de tus pezones, tu pelo, de tu sonrisa, tu olor, y buscará un lugar en el que se sienta lo suficientemente cómodo y lo suficientemente seguro para poder adorar su propio aguijón.

- Yo ya he encontrado a ese hombre.

- No, no, estás sola. Tú estás sola y no serás capaz de liberarte de ese sentimiento de soledad hasta que mires a la Muerte de frente. Ah, pero eso suena a romanticismo de mierda. Hasta que no vayas al culo, directamente al culo, a las mismas entrañas del miedo. Y entones es posible, es posible que seas capaz de encontrar a ese hombre.

- Pero si ya lo he encontrado, eres tú.Tú eres ese hombre.





ESCENA 2:

Estás ridícula con ese maquillaje. Pareces la caricatura de una prostituta. Una especie de momia nocturna, de falsa Ofelia ahogada en la bañera. Me gustaría que pudieses verte, te reirías de verdad, eres la obra maestra de tu madre. Apesta, demasiadas jodidas flores en esta habitación, no puedo respirar.

¿Sabes? En la parte de arriba del armario, en la caja de cartón, encontré todas tus plumas,llaveros, moneda extranjera, diaros franceses, todo, incluso el alzacuellos de un cura. La verdad es que no sabía que te gustara coleccionar todas esas cosas. Ni siquiera viviendo 200 años es capaz un marido de descubrir cómo es realmente su mujer. Quiero decir que, podría comprender lo infinito del universo, pero nunca descubriré la verdad sobre ti. Jamás. ¿Quién demonios eras?

Recuerdo aquel día, el primero que estuve aquí. Estaba seguro de que no podría introducirme en tus bragas, y te dije, ¿qué es lo que te dije? Ah, sí, "¿Quiere usted darme la cuenta?. Tengo que marcharme". ¿Recuerdas? Anoche yo apagué todas las luces por tu madre. Hubo un pequeño alboroto. Eran todos tus invitados, así los llamabas. Supongo que me incluías a mi, ¿verdad? Sí, supongo que sí. Durante 5 años fui más un invitado que tu marido en esta jodida pensión.

22 comentarios:

caperucita roja dijo...

tu post hizo que me dieran ganas de ver la película

desconvencida dijo...

Gracias Penélope, y bienvenida...

Red River dijo...

Se que es un mito, y como muchos mitos, envejece mal.
Pero siempre me gustó.

Un abrazo para estos días.

desconvencida dijo...

Otro para ti y otro para la prima, Red River... Un beso a los dos y felices fiestas :)

memento dijo...

A mí la verdad es que no me hace ninguna gracia esta peli.

desconvencida dijo...

Me alegra leerte por aquí, memento...

¿por qué no te gusta? cuentame... :)

Pedro (Glup) dijo...

Querida Desconvencida, vi esta película en Londres hace tanto tiempo que dudo que fuera yo. Me impresionaron, claro, los pezones de la Schneider. Unos años después la segunda vez que la vi, escuché bien -a Brando sobre todo- y me impactó tanto que me cuestioné quién era yo, donde iba y sobre todo en qué limbo había estado. Creo que se llama madurez o algo así. M dice que los hombres no maduramos, que solamente envejecemos (en mi caso tiene razón).
Entre otras, la escena final es impagable. Ella dice algo parecido a ”... diré que no le conocía...”. Efectivamente no le conocía. ¿Alguien nos conoce?
Un saludo.

desconvencida dijo...

Buena pregunta, Pedro...

La primera vez que la vi no me gustó excesivamente, me resultó una película dura y cruda... la segunda vez me pasó como a ti, la entendí mejor...

atikus dijo...

La verdad es que esta peli podría tener varías lecturas, desde la más superficial; de lo erótico, por la que tuvo en su tiempo gran interes en nuestro país (y pasado completamente de moda) a las relaciones personales (siempre interesantes), en cualquier caso no es una peli para arrinconar en la despensa al lado del aceite :)...o si??

chiado dijo...

Yo no la he visto. Solo entro para desearos Feliz Navidad.
Que disfrutéis al máximo.
Besos

desconvencida dijo...

jajajaja, atikus, más bien al lado de la mantequilla ;),jajaja...
estoy de acuerdo con las lecturas que ves en la película, como dije en el post el lado erótico hoy en día en que está ya todo visto no escandaliza tanto, yo también me quedo con la otra lectura de la película...

desconvencida dijo...

¡chiado! Feliz navidad a ti también, guapa, un beso :)

Mary Kate dijo...

A veces cuando abro esta página tengo la sensación de que algunas particulas elementales de nuestras vidas se cruzan más allá de lo comprensible. Aciertas tanto en la oportunidad de los temas que no le encuentro una explicación demasiado lógica...dejémoslo ...sólo me faltaría añadir algunos toques paranormales a mi vida ...!. Suscribo el comment de Pedro (glup)...realmente , ¿Nos conocemos?...

conde-duque dijo...

Pues yo no la he visto...
¡¡¡¡Feliz Navidad, Descon & Co.!!!!
Yo sigo siendo pobre. Ni la pedrea, jo...

desconvencida dijo...

Mary Kate, me alegra leer eso, me gusta coincidir con la gente que pasa por aqui, eso lo hace más divertido :)

Feliz Navidad a ti también, Conde-Duque, a ver si mañana me animo y hago un post navideño... ¡prueba con el sorteo del Niño! jaja

Alex dijo...

No es fácil ver a un tipo en un grado de destrucción tan avanzado. Ésa es una de las razones por las que a mucha gente no le gusta la peli de Bertolucci. Aunque no niego que no ha envejecido del todo bien.

Mantequilla aparte, los pechos de la Schneider me parecen un refugio más que confortable. Hasta un regimiento de húsares podría encontrar cobijo allí.

Sé feliz estos días.

desconvencida dijo...

jajaja, me ha encantado la metáfora, Alex :D

Te deseo lo mismo, un beso

Paula dijo...

desconvencida, vine a desearte unas felices fiestas, y una vez más me quedé enganchada a tu blog y estuve un buen rato leyendo lo último que has publicado.

esta película en concreto, me gustó mucho en su día, esa decadencia, esa desesperación...

disfruta mucho de estas fiestas

te envío un fuerte abrazo

Diego Scaravaglione dijo...

no se si este film hoy producira el revuelo que hizo antaño, pero cuando uno lo ve se desestabilizan todos los tabues y arrastres que tenemos dentro de la sociedad.
yo la vi hace tiempo por recomendacion de mi tio, y aun se lo agradezco.
muy buen sitio, me resulta muy interesante tu mirada desde el cine y el arte.
saludos!

persio
www.ringoeralamorsa.blogspot.com

memento dijo...

Querida Desconvencida, siento ser demasiado elemental en esto. A menudo sé si algo me gusta o no, pero cuando me pongo a pensar en por qué, a tratar de explicárselo a los demás o a mí mismo, me quedo sin palabras... Probablemente influyó en que no me gustara que la viera a una edad muy temprana, y más en busca de ese lado erótico del que habláis (que no encontré) que del personal. En cualquier caso, el recuerdo que guardo de ella no me invita a volver a verla, pese a que, al contrario que le sucede a la mayoría, pienso que me ganaría por ser yo ahora el doble de viejo que cuando la ví por primera y única vez. La historia no me atrajo, no me sentí identificado y me pareció todo muy raro.
¿Hay una edad adecuada para ver/hacer determinadas cosas, o para no verlas/hacerlas? Me temo que sí...

desconvencida dijo...

Paula, muchas gracias, te deseo unas felices fiestas a ti también. Un beso.

Gracias también a ti, Diego, y bienvenido...

Memento, quizás no debí preguntarte por qué no te había gustado la película, a veces no es fácil explicar como dices porqué te gusta o no te gusta algo, pero creo que con tu explicación ha quedado claro. Es cierto que es una película algo cruda y verla a edad temprana puede hacer que no vieras más allá... Pienso que más que haber una edad adecuada para hacer o ver algunas cosas, la edad a la que se ven o hacen te da una perspectiva totalmente diferente del asunto. Pero esa edad varía mucho de una persona a otra ;).

E.T. Martínez dijo...

Justo esas dos escenas me llamaron poderosamente la atención, la acabo de ver y buscaba estos diálogos precisamente...gracias

 
Free counter and web stats