martes, 17 de noviembre de 2009

BUS


* Hoy traigo al blog dos escenas finales de películas protagonizadas por Dustin Hoffman que tienen lugar en un autobus: la primera es una escena realmente triste, la segunda se supone que es un final feliz (?).

ESCENA 1: "COWBOY DE MEDIANOCHE" (1.969) de John Schlesinger.



Razzo: Gracias, Joe.

Joe: Te diré algo Razzo, perdón, Rico, algo que sé que te va a gustar. Cuando lleguemos a Miami buscaré trabajo, el que sea, da lo mismo. Yo no quiero ser un vividor, ¡habrá una forma más fácil de vivir que aquella! Algún trabajo de calle, no sé. Sí, eso voy a hacer. ¿Lo apruebas, Rico? ¿Rico? ¿Rico?

Conductores: Nada importante, Sres. un pasajero que no se encuentra muy bien. ¿Es pariente?

Joe: No.

Conductor: Ciérrele los ojos.

Joe: ¿Qué?

Conductor: Hay que cerrarle los ojos. Vigile que no se caiga, no podemos hacer otra cosa.(A los demás pasajeros) Nada importante, un simple mareo. Llegaremos a Miami dentro de unos minutos.




ESCENA 2: "EL GRADUADO"
(1.967) de Mike Nichols.


- ¿A dónde va este autobús? – preguntó al conductor, tratando de recuperar el aliento.

El aludido miraba a Elaine sin responder.

- ¿Qué a dónde va este autobús? A Morgan Street – repuso.

- De acuerdo – dijo Benjamin, sacando del bolsillo un puñado de monedas y echándolas en la caja de cobros. Soltó el vestido de Elaine y tomándola de la mano, la llevó hasta la trasera del vehículo. El conductor se incorporó en su asiento para verlos mejor. Los pasajeros hacían lo propio, asombrados ante el aspecto de Benjamin, cuya camisa rota, le colgaba hasta las rodillas, y el atavío de Elaine que arrastraba sobre las colillas y los envoltorios del chicle tirados en el suelo. En un asiento posterior había una niña.

- Perdona – dijo Benjamin. Y ayudó a Elaine a acomodarse junto a la ventana. Luego se sentó a su lado.



Varios pasajeros seguían de pie o vueltos en su asiento. Un viejo miraba, torciendo el cuello por encima de otra persona. El conductor parecía como petrificado, frente a la caja de cobros.

- ¡Ponga en marcha el autobús! – les gritó Benjamin, empezando a incorporarse.

El conductor no se movía.

- ¡Vamos! ¡Póngalo en marcha!- insistió Benjamin, empezando a incorporarse.

El chofer ocupó de nuevo su asiento, empujó una palanca y las puertas se cerraron. Benjamin se sentó de nuevo.

Elaine trataba de recuperar el aliento. Volvió la cara para mirar a Benjamin. Los dos permanecieron así unos instantes. Luego ella le apretó la mano.

- Benjamin – dijo.

- ¿Qué?

En aquel momento el autobús se puso en marcha.

CHARLES WEBB “El graduado”

15 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

qué pena que no llega a ver Miami, sí, una escena tristísima.

desconvencida dijo...

Pues si, FB, después de pasarse toda la película soñando con la soleada Miami al final se queda sin verla :(

atikus dijo...

Anda has cambiado el tren por el autobús ;)??


La verdad es que estas dos escenas son espectaculares, me encantan...no quiero decir que me encante que se muera el el pobre Razzo, pero que es una escena bestial, como la escena del graduado, dos peliculas enormes, imprescindibles en cualquier videoteca ;)

besitos


PD; MUCHO MEJOR EL TREN VERDAD ;)

desconvencida dijo...

jajaja, atikus, estoy contigo, siempre es mejor el tren, y mucho menos incómodo, aunque he viajado muchas más veces en autobús (por razones económicas;). Besos :)

alain dijo...

nada que ver: el tren mola mucho más!!

la escena del graduado es peliaguda, se corre el riesgo de una errónea interpretación (como dicen en 500 días juntos), pero ¿cuál es la interpretación correcta? a mi no me queda nada claro, ¿qué hará Elaine? ¿qué quiere decirle al pobre Ben?

desconvencida dijo...

Sisi, alain, y puedes estirar las piernas cómodamente! Además de levantarte y tomarte un cafecillo en el vagón-cafetería... Yo lo prefiero siempre, sobre todo para los viajes largos.

La verdad es que no me había parado a pensar mucho en esta escena hasta que lo comentaron en "500 días juntos" será porque siempre me fijaba en la cara de felicidad de Benjamin y no en la llorera que le entra a Elain nada más subir al bus...

En fin, para curiosos diré que los auténticos Benjamin y Elaine (alter egos del autor Charles Webb y su mujer) siguen juntos en la alegría y en la "pobreza", y sino mirad este reportaje:

http://foros.elmundovino.com/elmundo/2006/04/18/cultura/1145350039.html

Jaime Sirvent dijo...

Desde luego, que bonitas son las casualidades blogueras, justo ahora acabo de publicar un post sobre El graduado, y se me ocurre entrar en tu blog y veo que también están presentes tanto Dustin Hoffman como la película.

¡qué bonitas son las casualidades!,¿no?, besos.

desconvencida dijo...

Vaya casualidad, Jaime Sirvent, ¡y no es la primera! Ahora mismo me paso por tu blog...

MK dijo...

¿Que que hay duda en el final de El Graduado??
Qué duda??.
Uno de los mejores finales de la historia del cine , junto al de El Apartamento , el de "Con faldas y a lo loco" , "Cuando Harry encontró a Sally" y el de "Lo que el viento se llevó".
Ah! y me gustó "500 días juntos".
como para postear un "¿Qué le pediría usted a una comedia romántica en la que no trabaje Meg Ryan"?

desconvencida dijo...

jajaja, gran titulo para un post, MK... me alegro de que te gustara la película :)

artur dijo...

Las dos películas son muy buenas y si he de escoger uno de los finales, me quedaría con el del Graduado... pero como no hay exigencia de escoger uno, me quedo con los dos !
Saludos ! artur.

Le poinçonneur dijo...

Qué guapa estaba Katharine Ross, aunque, sin dudarlo, me hubiera quedado con su madre.

Ains, la Bancroft...

leon dijo...

Que dos grandes finales. El de "El Graduado" es verdad que le deja a uno con un cuerpo raro porque no se sabe que va a pasar y además Ben es raro de narices...
Sobre el de "Cowboy de medianoche" pura coincidencia hoy salgo de Miami para España. No es para tanto la ciudad, con mucho dinero sí se viviría muy bien pero a lo que iba Razzo podría ser muy duro salvo que fuera cubano,...

desconvencida dijo...

* Saludos, artur, bienvenido... ¿para qué escoger?

* Le poinçonneur, es que la Sra. Robinson era mucha Sra. Robinson...

* Sisi, León, con Ben y Elaine podría ocurrir cualquier cosa con semejante final...

Nunca he estado en Miami, supongo que tiene que ser un sitio muy curioso, ¿no? Se hablará mucho castellano por allí... (se nota que veo "Dexter" en V.O., constantemente hablan en spanglish, jeje)

memento dijo...

No me entra en la cabeza que todavía no te hayan hecho un monumento en tu tierra. Tendremos que pagar uno entre todos tus admiradores...

 
Free counter and web stats