miércoles, 27 de septiembre de 2006

CRÓNICA DE UNA FUGA



Entre Lubitsch y Lubitsch (mañana publicaré la 2ª entrega) también hubo tiempo para ver una película actual, la elegida fue la argentina "Crónica de una fuga" (2.006) dirigida por el uruguayo Adrián Caetano. Basada en hechos reales, está ambientada durante la Dictadura del General Videla,en 1.977, y narra las duras condiciones en que se desarrollaban las detenciones ilegales de los jóvenes desaparecidos en aquellos oscuros años, o mejor dicho "hechos desaparecer".

Si en "Missing" (Desaparecido) de Costa Gavras, se narraba el duro peregrinaje de un padre y una esposa (genialmente interpretados por Jack Lemmon y Sissy Spacek) en busca de alguna noticia sobre un ser querido, aquí acompañamos a Claudio (interpretado por Rodrigo de la Serna, coprotagonista de "Diarios de motocicleta") en su particular descenso a los infiernos. Este comienza un día en que, regresando a casa de un partido de fútbol, se encuentra con que la policía secreta está interrogando y maltratando a su madre y a su hermana, poniendo patas arriba su casa en busca de un mimógrafo (hasta la mitad de la película no entendí que se referían a algo así como una imprenta). Él no sabe de qué le están hablando, pero aún así es detenido sin cargos y llevado directamente a un centro de detención clandestino. Este no es otro que la Mansión Seré , situado en las afueras de Buenos Aires. Un primer plano del caserón, semiabandonado pero al mismo tiempo cerrado a cal y canto, con las persinas echadas y sin que salga ningún sonido al exterior ya te pone los pelos de punta al imaginarte todo el horror que tiene lugar en su interior. Claudio pronto es introducido en la rueda de terror y tortura: le aplican la picana en sus genitales, le hacen "la bañera" junto con otro detenido para que se delaten mutuamente, le hacen pasar sed y estar permanentemente con los ojos tapados para no ver a su verdugos... En ningún momento se ven escenas de violencia explícita, pero no es necesaria, el maltrato a que son sometidos los prisioneros encoje el corazón de cualquiera. Pronto Claudio tiene que adaptarse a la situación en que le ha tocado vivir indefinidamente, y esto no es nada fácil, ya que llama la atención cómo al igual que se refleja en los libros de aquellos que estuvieron en campos de concentración como Liana Millu, Primo Levi o Imre Kertész , los otros prisioneros no suponen una amenaza menor que sus propios captores y en un ambiente donde todos diríamos que por fuerza tendrían que imperar la camaradería, la solidaridad y el compañerismo sólo reinan la desconfianza, el individualismo y el egoísmo. Todos estan tan destruidos por dentro como consecuecia de las torturas, que sienten miedo los unos de los otros y sólo piensan en salvarse ellos mismos. La situación se alarga en el tiempo 4 meses y la tortura llega hasta el extremo de que Claudio y tres compañeros más son confinados en la buhardilla del caserón, completamente desnudos, desnutridos, rapados al cero y atados a las camas.
Pero es en ese momento de desesperación cuando por fin deciden unir sus fuerzas, superar sus recelos y desconfianzas mutuas, incluso en el caso de alguno el desánimo de pensar que nunca va a salir de esa situación límite con vida, y toman la determinación de escapar. Aunque desde el título la película augura un final feliz (y menos mal porque sino sí que sería realmente angustiosa), la escena de la fuga es de las que corta la respiración: en plena madrugada, bajo una tormenta torrencial, los cuatro compañeros, completamente desnudos, sacando fuerzas de flaqueza consiguen abrir una de las ventanas del caserón y descolgarse por ella, comenzando así una huida desesperada hacia la libertad. De los 30.000 desaparecidos de la dictadura argentina, únicamente estos cuatro supervivientes consiguieron fugarse de un centro de detención, logrando huir del país posteriormente.




* Esta película está basada en la novela "Pase libre" de Claudio Tamburrini, su verdadero protagonista, que colaboró en el guión.

8 comentarios:

maite dijo...

hola amaya, qué tal los mocos???
genial esta sinopsis, como todas las que nos regalas, gracias.

desconvencida dijo...

jajaja,de momento ya van unos cuantos paquetes de kleenex por hoy, así que imagina... Siempre me cojo catarros en este cambio de estación,supongo que es más fácil enfriarse.

maite dijo...

yo tengo la cabeza un poco "embotada", ya sufro estornudos, pronto será imposible respirar por la nariz...bueno no sigo

conde-duque dijo...

Te tendrían que contratar en Días de cine, o en Cartelera, o en alguna revista tipo Magazine. Nuestra corresponsal en el Festival de Donosti...

El detective amaestrado dijo...

Más que cinéfila, eres cinéfaga...Enhorabuena por tu entusiasmo y tu manera de transmitirlo

desconvencida dijo...

Maite, ¿quien ha contagiado a quien? :D (achíssss!)

Conde Bufalino, anda que no me lo pasaría yo bien trabajando con Antonio Gasset, aquí algunas de sus "perlas", recopiladas por otro bloggero:

http://cineypolitica.blogspot.com/2006/09/ni-progres-ni-cursis.html

Detective, no lo puedo negar, me encanta devorar libros y películas, es inevitable :)

Alex dijo...

Muchas películas se han hecho sobre el horror que supuso la dictadura en Argentina. Si no recuerdo mal, fue "La historia oficial" la que más reconocimiento alcanzó (ganó el oscar reservado a mejor película en lengua no inglesa), pero hay otras muchas que me han impactado más.

De ella, la que más, aunque toca el tema de modo indirecto, es "Hombre mirando al sudeste".

desconvencida dijo...

Alex, se me pasó responderte el otro día, no he visto las películas que mencionas, aunque he oído hablar de "La historia oficial"...

 
Free counter and web stats