jueves, 21 de mayo de 2009

ENCADENADOS (2)



- Nuestro amor es bastante extraño.
- ¿Por qué?
- Porque igual tú no me quieres.
- Cuando deje de quererte te avisaré.
- Pero, ¿me quieres?
- Los actos importan más que las palabras.

ALFRED HITCHCOCK "Encadenados" (1946).

Otros post sobre la película:

* ENCADENADOS
* CENSURA

15 comentarios:

alain dijo...

Cuánta razón, mon dieu!!!

desconvencida dijo...

Ya sabes, alain, como dice el refrán: "Obras son amores..." :)

El futuro bloguero dijo...

Totalmente, importan más los actos, pero las palabras también ayudan... palabras como las que forman ese diálogo, nos enamoran a todos.

desconvencida dijo...

Es que es precioso este diálogo... como esta película, FB, toda una maravilla del genio del suspense...

Emily dijo...

Típica repuesta masculina, pero ella por poco la palma. Hay que ver!
Cary Grant, ai

MK dijo...

Creo que hay dos preguntas que no son muy recomendables de hacer en una relación.
Una es esa del "¿Me quieres?".
La otra es "¿En qué piensas?".

Parto de la premisa de que damos por supuesto que nunca , NUNCA pregutaremos nada tan complicado y peligroso como "¿Crees que he engordado un poco?".
O el "¿Qué me pongo?". Eh!

desconvencida dijo...

* jajaja, Emily, ay con Grant... pero a Grant se le perdona todo, y eso que se las hace pasar canutas en esta peli...

* jaja, MK, tienes toda la razón, esas preguntas, nunca hay que hacerlas... si no quieres saber la respuesta :D

Selma dijo...

Sí, las preguntas de Ingrid son preguntas trampa, y Cary las torea mejor que Manolete, jajaja.
Qué buena peli, lo tiene todo, pero sobre todo, tiene a Cary Grant (no hay nadie como él).
Besos y buen finde!

desconvencida dijo...

Así es, Selma, nadie como él, y ¡qué bien le quedaban los trajes! Buen finde a ti también, un beso...

memento dijo...

Joder, no sabes cómo de hondo me ha llegado este breve post... Con todo, cada vez trato de cuidar más mis palabras.

desconvencida dijo...

¿y eso por qué, memento?

Jaime Sirvent dijo...

Gran película, además, hace muchos años que no la veo. Magnífico diálogo, la verdad es que importan mucho más los hechos que las palabras, pero necesitamos estas últimas, lamentablemente preferimos la parafernalia para sentirnos seguros.Saludos.

atikus dijo...

Jejeje...tenía un ligue en mi juventud que me preguntaba constantemente si la quería, ¡que tormento! (es que ella tenía novio y para mi era un pasatiempo, ambos lo sabíamos, así que la pregunta sobraba).

De Cary Grant estoy leyendo ahora su biografia, creo que tenía facilidad para querer a mucha gente ;)

desconvencida dijo...

* Gracias, Jaime Sirvent... es cierto lo que dices, si los hechos no van acompañados de palabras casi siempre nos resultan insuficientes!

* jajaja, atikus, vaya morro que tenía la tía entonces!! A lo mejor también le hacía la misma pregunta constantemente a su novio oficial, en fin...

Es curiosa la biografía de Grant, está claro que quería a muchos y muchas, y sobre todo, que todos le adoraban a él!

Alex dijo...

Bueno, mi nick nació de esta película.

El diálogo lo dice todo. Y eso que Hitch le daba más importancia a la imágines que a los textos.

El jueves por la noche, cuando leí tu posteo, me acordé de la película y me entraron ganas de veras una vez más. Lo hice, apúntante el tanto.

 
Free counter and web stats