martes, 4 de noviembre de 2008

A VECES


A veces
alguien te sonríe tímidamente en un supermercado
alguien te da un pañuelo
alguien te pregunta con pasión qué día es hoy en la sala de espera del dentista
alguien mira a tu amante o a tu hombre con envidia
alguien oye tu nombre y se pone a llorar.

A veces
encuentras en las páginas de un libro una vieja foto de la persona que amas y eso te da un tremendo escalofrío
vuelas sobre el Atlántico a más de mil kilómetros por hora y piensas en sus ojos y en su pelo
estás en una celda mal iluminada y te acuerdas de un día luminoso
tocas un pie y te enervas como una quinceañera
regalas un sombrero y empiezas a dar gritos.

A veces
una muchacha canta y estás triste y la quieres
un ingeniero agrónomo te saca de quicio
una sirena te hace pensar en un bombero o en un equilibrista
una muñeca rusa te incita a levantarle las faldas a tu prima
un viejo pantalón te hace desear con furia y con dulzura a tu marido.

A veces
explican por la radio una historia ridícula y recuerdas a un hombre que en vida fue tu amigo
disparan contra ti sin acertar y huyes pensando en tu mujer y en tu hija
ordenan que hagáis esto o aquello y enseguida te enamoras de quien no hace ni caso
hablan del tiempo y sueñas en una chica egipcia
apagan las luces de la sala y ya buscas la mano de tu amigo.

A veces
esperando en un bar a que ella vuelva escribes un poema en una servilleta de papel muy fino
hablan en catalán y quisieras de gozo o lo que sea morder a tu vecina
subes una escalera y piensas que sería bonito que el chico que te gusta te violara antes del cuarto piso
repican las campanas y amas al campanero o al cura o a Dios si es que existiera
miras a quien te mira y quisieras tener el poder necesario para ordenar que en ese mismo instante se detuvieran todos los relojes del mundo.

A veces
sólo a veces gran amor.

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

11 comentarios:

Eduardo dijo...

Goytisolo me consoló mucho en mi juventud. No quiero creer que su muerte fue mas que un accidente...

Emily dijo...

Precioso poema. Qué importa su muerte? El día que murió era mi santo y yo iba en coche de regreso a casa...
Vuelvo a decirte que tu blog es perfecto.

MK dijo...

...totalmente de acuerdo.
Perfecto.
Gracias ,Descon,como siempre.

desconvencida dijo...

Gracias a vosotros tres, por compartir este poema conmigo :)

elita dijo...

Grande, el poema. Es una pena que su forma de morir le robe el protagonismo a sus versos.

Gracias.

Inés dijo...

Sonaba Sufjan y entró solo.
Me encanta leer sin esfuerzos

Gracias, es precioso.

desconvencida dijo...

* Así es, elita, a mi sus versos me acompañan desde la infancia,a modo de nana, hace poco hablé de ello:

http://desconvencida.blogspot.com/2008/06/erase-una-vez.html

* Gracias a ti, Inés, bonito acompañamiento musical para el poema...

Jorge dijo...

Un gran poema... de esos que gusta regalar a las personas que quieres y a las muchachas que quieres enamorar (porque la poesía también sirve para eso... o como me dijo una vez un muy reconocido poeta "debe servir para eso"). Goytisolo es de esos poetas que llevas contigo sin darte cuenta, amigos y compañeros.

desconvencida dijo...

Estoy de acuerdo, Jorge, la poesía debe servir para eso, y añado: funciona :D

Matilde dijo...

¡Que gozada de poema¡ ¡que gozada de blog¡

memento dijo...

Vaya, este sí que ha sido un gran descubrimiento para mí. Mil gracias. Una vez más...

 
Free counter and web stats