lunes, 9 de octubre de 2006

FE


"Philip preguntó a Weeks cuál era su opinión acerca de la religión de Hayward.

Weeks respondió:

- Los hombres siempre se han formado los dioses a su imagen. Hayward cree en lo pintoresco.

Hubo una breve pausa. A continuación dijo Philip:

- No veo por qué se ha de creer en Dios.

Apenas hubo dicho esa frase, se dio cuenta de que había dejado de creer. Respiró hondamente, como los que se disponen a sumergirse en agua fría. Miró desconcertado a Weeks y de súbito sintió miedo. Intentó reflexionar sobre todo lo que había dicho, pareciéndole que se trataba de toda su vida. Estaba persuadido de que una decisión sobre tal materia podía tener una gran influencia sobre su porvenir y que un error podía significar la maldición eterna. Cuanto más reflexionaba más dueño de sí mismo se sentía y durante toda la semana siguiente leyó con avidez libros más bien escépticos, sólo con el fin de encontrar una confirmación de lo que sentía interiormente. El hecho era que había dejado de creer, no por una razón u otra sino porque no tenía temperamento religioso. La fe le había sido inculcada exteriormente. Era una cuestión de ambiente y de ejemplo. Otras circunstancias y nuevos ejemplos le habían dado la posibilidad de encontrarse a sí mismo. Abandonó la fe de su infancia como se abandona un vestido que ya no sirve. Al principio la vida le pareció extraña y solitaria, privada de la fe que, sin que se diera cuenta, había constituido su apoyo. Se sentía como un hombre que habiendo caminado siempre apoyado en un bastón, se ve de pronto obligado a no llevarlo.Le parecía que los días eran más fríos y las noches más solitarias. Pero a los pocos días se sintió más tranquilo. La vida le parecía más exaltada, y el bastón que había arrojado y el vestido que había dejado caer le parecieron pesos intolerables de los que se había liberado. Los ejercicios religiosos que se había visto obligado a practicar durante tantos años formaban parte de su religión. Recordó las oraciones y los versículos del Evangelio que había tenido que aprenderse de memoria. Recordó los largos servicios de la catedral durante los cuales su cuerpo parecía endurecerse mientras deseaba poderse mover. Recordó el paseo nocturno por el largo camino fangoso hasta llegar a la parroquia de Blackstable y el frío de la iglesia, donde se sentaba con los pies helados, las manos llenas de sabañones y la atmósfera oliendo a brillantina. ¡De qué forma se había aburrido! Su corazón dio un brinco al sólo pensamiento de que se había liberado de todo esto. (...) ¡Libre, dueño al fin de su destino! Por la fuerza de la costumbre, dio gracias a Dios por no creer en Él."


W. SOMERSET MAUGHAM "Servidumbre humana"

* El otro día os conté que me compré esta novela en una feria del libro, de momento no la he terminado, pero quería compartir con vosotros este fragmento que leí el otro día y que me gustó especialmente porque me identifico palabra por palabra con él, ya se sabe que los temas de fe son una cuestión muy personal pero yo coincido con esta opinión...

17 comentarios:

Alex dijo...

Es así. Y no se trata de una cuestión religiosa, es evidente. Sin fe no hay muchos motivos para continuar. Perderla es como morir, de hecho.

Lo peor es recuperarla una vez se ha perdido.

Me gustó el fragmento de la novela de Maugham.

pazzos dijo...

LA DUDA DE BUDA





El enorme Buda contemplaba
desde su majestad imperturbable
la anciana peregrina, de rodillas,
que sujeta entre las palmas de las manos
tan cerca de la boca que las besa
tres barritas de sándalo humeante
que enrojecen al son de sus plegarias.



Nadie como Él
se sabía
tan gordo,
tan fofo,
tan de piedra.




¿Habrá algún dios,
para Sí decía,
que, ante tanto rezo,
tanta súplica,
tanta avemaría
venida esperanzada
de tan lejos,
pueda hacer algo más,
ir más allá
de volverse más sombrío
cada día
teñido por el humo del incienso?

desconvencida dijo...

¿De quién es ese texto, Pazzos?

conde-duque dijo...

Ayer vi este libro a 2 euros en la Feria de Recoletos. La colección antigua de Plaza y Janés da mucho juego ¿a que sí? Aunque sea un poco cutre, tiene a muchos autores interesantísimos que no han vuelto a ser publicados. Los editores ciegos, ya sabes. Como pasaba con Zweig hasta que llegó El Acantilado. Lo mismo pasa con Somerset Maugham, Giovanni Papini, Knut Hamsun... Nadie se acuerda de ellos, pero son futuros best-sellers.

memento dijo...

Yo también perdí la fe, y bien que lo siento.
Por cierto, "descon" (como dice Mary Kate), ¿qué son esas etiquetas que pones ahora? ¿También has cambiado algo en los comentarios?

desconvencida dijo...

¿2 euros? A mi me costó 6, jajaja, mecachis!

Pues sí que hay muchos escritores por descubrir, así me gusta, conde-duque, veo que vas expandiendo tus reivindicaciones hacia los editores españoles, te doy la razón ;)

desconvencida dijo...

Memento, es que decidí apuntarme a la versión Beta de Blogger y ahora da la opción de poner etiquetas... también cambia un poco el formato de los comentarios, y tengo que descubrir alguna opción más...

Por cierto, aprovecho para consultar desde aquí a algún bloggero a ver si también le ocurre como a mi, en esta nueva versión no puedo volver a editar un post ya publicado, es como si no se archivasen y es algo que no me gusta porque a veces después de publicado un texto me gusta cambiar alguna cosa (los espacios, alguna falta, etc...)

El detective amaestrado dijo...

Es mala cosa ser alguien de poca fe, aunque está bien ser algo descreídos, que no es lo mismo

desconvencida dijo...

Yo me quedo en ser desconvencida ;)

pazzos dijo...

He estado pensando en pasarme a la versión Beta de Blogger. ¿Has encontrado alguna ventaja? Te quejas de la dificultad para corregir los post viejos. A mi me cuesta mucho publicar en tu blog porque tarda mucho en abrirse la ventana. No sé si tendrá que ver con Beta o no. De momento me voy a pensar un poco el cambio.
Pazzos es el irresponsable (pese a las evidentes influencias: Meccano, Borges) que concibió "La duda de Budha" un día que también andaba bastante desconvencido.

desconvencida dijo...

Pues de momento pazzos yo te diría que esperaras... ventajas pocas, y como tú dices veo más dificultades por ejemplo a la hora de escribir el primer mensaje del día en cualquier blog tengo que volver a identificarme cada vez, además del tema de que no sé cómo editar los post ya publicados...
Enhorabuena por el texto ;)

Francisco Ortiz dijo...

Novela muy interesante y fragmento doblemente interesante, aun cuando uno no comparta esas sensaciones y sí crea en Dios, como es mi caso.

memento dijo...

¡Eres un hacha! ¡Creo que perfectamente podrías cambiarte de nombre y formar equipo con el poeta canario! De momento alterno cuando tengo tiempo, pero aún no tengo muy claro qué hacer. Abandono pocas cosas. De todos modos, tengo otra idea en mente; a ver si se materializa...

Danidevito dijo...

Por cierto, ¿no tienes forma de regresar a la versión anterior y dejar la Beta en el arcén?

desconvencida dijo...

Me alegro de que te haya gustado, francisco, en efecto es interesante ver cómo el protagonista experimenta la pérdida de la fe, aunque el lector sea creyente.

jajaja, Danidevito, entonces sería una desconvencida amaestrada ;).
Ya nos contarás en qué consiste esa idea.
Ojalá supiera cómo se regresa a la versión antigua, luego investigaré, pero me suena que era un "viaje sin retorno", vamos, que no se puede volver a la original...

memento dijo...

Amaya: la idea ya es realidad, aunque modesta...

desconvencida dijo...

Le he echado un vistazo antes, me parece una idea muy original, me gustaría hacer algún día algo así con mi hermana, cuando tenga más tiempo por la noche me paso de nuevo...

 
Free counter and web stats