martes, 29 de septiembre de 2009

LOS PROFESIONALES



El otro día disfruté en pantalla grande de "Los profesionales" (1.966) de Richard Brooks.

El argumento de este western (o mejor, "película de frontera", como podría ser el caso también de "Lone Star" de John Sayles) es muy sencillo : un multimillonario texano, Mr. Grant, recluta a cuatro mercenarios (o soldados de fortuna, como los llamarían en determinada serie de tv) con el único objeto de rescatar a su mujer, nacida en México (una espectacular Claudia Cardinale), de las garras del revolucionario mexicano Jesús Raza (el genial Jack Palance, que maquillado de mexicano me recordaba inevitablemente a Jimmy Smits).



El equipo de rescate no podría ser más variopinto, está formado por Henry "Rico" Fardan(Lee Marvin)que en su día combatió con los revolucionarios mexicanos de Pancho Villa, Bill Dorworth (Burt Lancaster), compañero de aquel en la revolución, que en la actualidad pasa frecuentes temporadas en la cárcel, y otros dos compañeros (interpretados por Robert Ryan y Woody Stroode, protagonista de "El sargento negro" de John Ford).



Curiosamente, Burt Lancaster y la Cardinale habían compartido película tres años antes de ésta, en "El Gatopardo" de L. Visconti, él como Principe de Salina y ella como prometida de su ahijado Tancredi.

Este grupo de "profesionales", atraviesan la frontera y cumplen con su misión de rescatar a la dama en apuros, no sin dificultades, enfrentándose por fin con Jesús Raza, que había sido compañero en la causa de la revolución:



Jesús Raza: Supongo que sabes que uno de los dos va a morir. Es posible que los dos. Morir por dinero es una estupidez.

Bill Dorworth: Y morir por una mujer aún lo es más. Sea la que sea, incluso ella.

Jesús Raza: ¿Cuanto tiempo vas a retenernos?

Bill Dorworth: Un par de horas. Y lo que pase aquí ya no importará. Ella volverá a ser la señora Grant.

Jesús Raza: Pero eso no cambiará nada. Ella es mi mujer. Antes, ahora y siempre.

Bill Dorworth: Nada es para siempre, escepto la muerte. Pregúntale a Fierro, a Francisco, a los del cementerio de los hombres sin nombre.

Jesús Raza: Todos murieron por un ideal.

Bill Dorworth: ¿La Revolución? Cuando se acaba el tiroteo y se entierra a los muertos, llegan los políticos y se convierte en una causa perdida.

Jesús Raza: Así que ... tú quieres la perfección o nada. Eres demasiado romántico, compadre. La Revolución es como una bella historia de amor. Al principio ella es una diosa, una causa pura. Pero todos los amores tienen un terrible enemigo.

Bill Dorworth: El tiempo.

Jesús Raza: Nosotros la vemos tal como es. La Revolución no es una diosa sino una mujerzuela. Nunca ha sido para mí santa ni perfecta. Por eso huimos, y encontramos otro amor, otra causa. Asuntos rápidos y sórdidos. Lujuria, pero no amor. Pasión pero sin compasión. Y sin amor ... sin una causa , no somos nada. Nos quedamos porque tenemos fé. Nos marchamos porque nos desengañamos. Volvemos porque nos sentimos perdidos. Morimos porque es inevitable.

El final de esta película no podía ser más mítico, los profesionales cumplirán con la palabra dada (liberar a la mujer del secuestrador que la tiene cautiva) y conseguirán ser fieles a si mismos, una vez más.

Por último destacar la belleza y poderío de Claudia Cardinale en esta película (pasar de un lado a otro de la frontera vestida únicamente con una escueta bata marrón tiene su mérito), espejo en el que se mira hoy en día nuestra actriz española más internacional :).

8 comentarios:

alain walks sonora desert dijo...

antes que nada, pedazo de mujer la Cardinale!! aunque en múltiples ocasiones he manifestado que es una de mis debilidades, en esta peli está increíble!!

dicho lo cual, ver esta grandísima película en pantalla grande fue una experiencia fantástica y es que es de los mejores westerns tardíos!! crepuscular y romántico a la vez que profundamente escéptico!!! el diálogo entre Raza y Bill es sencillamente brillante!!

en fin, una maravilla.

P.D: que no se me olvide Chiquita Sisi!! un gran personaje que aparece demasiado poco ;))

alain y 5 de los mejores del ejército norteamericano dijo...

por cierto, la plei no podría llamarse de otra forma!!!

P.D: cómo que en determinada serie de tv, válgame Dios... dígalo querida, dígalo: El equipo A!!

... mejores hombres... dijo...

;))

desconvencida dijo...

alain, debilidad tuya y de Brooks (y de muchos más), vaya primeros planos le dedica!!

jeje, Chiquita Sisi tiene su protagonismo secundario, pero es que la Cardinale es mucha Cardinale!!

jajajaja, lo de los soldados de fortuna estaba claro :D

Princesa Letizia dijo...

¡Qué guapa era! Y yo con estos pelos.

Besos de Princesa

memento dijo...

Ya quisiera la P... ¡Dónde va a parar!

Jaime Sirvent dijo...

Me gustaría transmitir mi envidia por haber visto este gran película en pantalla grande,xD.

La Cardinale era muy grande, y como bien dicen en la película era una mujer que podía convertir a los niños en hombres y a los hombres en niños. Saludos.

desconvencida dijo...

* jajaja, Princesa Letizia, Ud. por aquí :D

* eso digo yo, memento!! pero el copieteo está claro...

* Sisi, cierto, Jaime Sirvent, gran frase de la película, se me olvidó mencionarla :)

 
Free counter and web stats